Así sea

ludovic florent
fotografía de Ludovic Florent 

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.
Eres el sol,
el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

Los pájaros no dicen adiós

niño con corderito

Tirabuzones del tiempo
giran sobre sí mismos,
lobo hambriento de minutos
renacidos en cada segundo.
Lame la primavera,
atusa los cabellos de la flor.
Al ratito, el sol arde en las mejillas,
el azul embellece las miradas,
ya besa el mar la orilla de un amor.
Sopla la bruma en otoño,
flaco despeinado, viento,
pinceladas marrones sobre grises,
al verde le vence el musgo,
los pétalos de agua
hacen del jardín escarcha.
Helados los huesos,
el camino se me antoja cojo,
como la vida a las puertas del vacío.
Ah! los pájaros, en un parpadeo
volaron sin decir adiós.
A su regreso, seguiremos siendo tiempo.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona 1961

Casa de cuervos

sorolla
madre con su hijo 1899, carboncillo de Sorolla 

porque te alimenté con esta realidad
mal cocida
por tantas y tan pobres flores del mal
por este absurdo vuelo a ras de pantano
ego te absolvo de mí
laberinto hijo mío

no es tuya la culpa
ni mía
pobre pequeño mío
del que hice este impecable retrato
forzando la oscuridad del día
párpados de miel
y la mejilla constelada
cerrada a cualquier roce
y la hermosísima distancia
de tu cuerpo
tu náusea es mía
la heredaste como heredan los peces
la asfixia
y el color de tus ojos
es también el color de mi ceguera
bajo el que sombras tejen
sombras y tentaciones
y es mía también la huella
de tu talón estrecho
de arcángel
apenas pasado en la entreabierta ventana
y nuestra
para siempre
la música extranjera
de los cielos batientes
ahora leoncillo
encarnación de mi amor
juegas con mis huesos
y te ocultas entre tu belleza
ciego sordo irredento
casi saciado y libre
con tu sangre que ya no deja lugar
para nada ni nadie

aquí me tienes como siempre
dispuesta a la sorpresa
de tus pasos
a todas las primaveras que inventas
y destruyes
a tenderme -nada infinita-
sobre el mundo
hierba ceniza peste fuego
a lo que quieras por una mirada tuya
que ilumine mis restos
porque así es este amor
que nada comprende
y nada puede
bebes el filtro y te duermes
en ese abismo lleno de ti
música que no ves
colores dichos
largamente explicados al silencio
mezclados como se mezclan los sueños
hasta ese torpe gris
que es despertar
en la gran palma de dios
calva vacía sin extremos
y allí te encuentras
sola y perdida en tu alma
sin más obstáculo que tu cuerpo
sin más puerta que tu cuerpo
así este amor
uno solo y el mismo
con tantos nombres
que a ninguno responde
y tú mirándome
como si no me conocieras
marchándote
como se va la luz del mundo
sin promesas
y otra vez este prado
este prado de negro fuego abandonado
otra vez esta casa vacía
que es mi cuerpo
a donde no has de volver

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

Adentro de mi vaga superficie

mujer bailando
autor de la fotografía Ludovic Florent 

Adentro de mi vaga superficie
se revuelve un constante movimiento;
es el polvo que todo lo renueva,
destruyendo.

Adentro de la piel que me protege
y de la carne a la que estoy nutriendo,
hay una voz interna que me nombra;
Polvo tenso.

Sé bien que no he escogido la materia
de este cuerpo tenaz, pero indefenso,
arrastro una cadena de cenizas:
polvo eterno.

Tal como yo han pasado las edades,
soportando la lucha de lo interno,
el polvo va tomando sus entrañas
de alimento…

¡Humanidad, del polvo experimento!

Guadalupe Teresa Amor Schmidtlein, (Ciudad de México, 30 de mayo de 1918 – Ciudad de México, 8 de mayo del 2000) fue poeta y escritora, conocida como Pita Amor.

Historia

pareja LLamas

Puedes contarme cualquier cosa
creer no es importante
lo que importa es que al aire mueva tus labios
o que tus labios muevan el aire
que fabules tu historia tu cuerpo
a toda hora sin tregua
como una llama que a nada se parece
sino a una llama

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

 

 

El llamado

Igor Levashov
obra de Igor Levashov 

Tú estarás lejos.

Yo dejaré la vida
como un ramo de rosas
que se abandona para
proseguir el camino,
y emprenderé la muerte.

Detrás de mí, siguiéndome,
irán todas las cosas
amadas, el silencio
que nos uniera, el arduo
amor que nunca pudo
vencer el tiempo, el roce
de tus manos, las tardes
junto al mar, tus palabras.

Si donde estés tú oyes
que alguna voz te nombra,
seré yo que en el viaje
te recuerdo.

Olga Isabel Chams Eljach, conocida por el seudónimo de Meira Delmar, fue una poetisa colombiana de ascendencia libanesa.

En los confines del tiempo…

AnHe4
óleo del artista chino An He 

En los confines del tiempo,
en el canto de las aves,
en el murmullo del rio,
en los jardines del parque,
en la arena del camino,
en la quietud de la tarde,
en el jugo del racimo,
en la candela que arde,
en el olor del tomillo,
en el amor de una madre,
en la rama del olivo,
en la montaña mas grande,
en el beso que imagino,
en tu carne y en mi carne,
en la suerte del destino,
en el deseo de tocarte,
en la luna que imagino…
¡Te encuentro por todas partes,
porque supe al ir contigo,
de que color es el aire!.

Diego Bardallo Méndez, poeta nacido en Huelva

Alguien pasa…

madrehijaFLORES

Alguien pasa y pregunta
por los jazmines, madre.

Y yo guardo silencio.

Las palabras no acuden
en mi ayuda, se esconden
en el fondo del pecho, por no subir vestidas
de luto hasta mi boca,
y derramarse luego
en un río de lágrimas.

No sé si tú recuerdas
los días aún tempranos
en que ibas como un ángel
por el jardín, y dabas
a los lirios y rosas
su regalo de agua,
y las hojas marchitas
recogías en esa
tu manera tan suave
de tratar a las plantas
y a los que se acercaban
a tu amistad perfecta.

Yo sí recuerdo, madre,
tu oficio de ser tierna
y fina como el aire.

Una tarde un poeta
recibió de tus manos
un jazmín que cortaste
para él. Con asombro
te miró largamente
y se llevó a los labios,
reverente, la flor.

Se me quedó en la frente
aquel momento, digo
la frente cuando debo
decir el corazón.

Y se me va llenando
de nostalgia la vida,
como un vaso colmado
de un lento vino pálido,
si alguien pasa y pregunta
por los jazmines, madre.

Olga Isabel Chams Eljach, conocida por el seudónimo de Meira Delmar, fue una poetisa colombiana de ascendencia libanesa. (1922-2009)

El recuerdo

chelin sanjuan
obra de Chelín Sanjuan 

Este día con aire de paloma
será después recuerdo.

Me llenaré de él
como de vino un ánfora,
para beberlo a sorbos cuando quiera
recuperar su aroma.

Antes que vuele hacia el ocaso, antes
de ver cómo se pierde entre la noche.

Olga Isabel Chams Eljach, conocida por el seudónimo de Meira Delmar, fue una poetisa colombiana de ascendencia libanesa.

Al bosque adormilado…

JuanGoñi11

Al bosque adormilado le brotan aves por los costados. Y las aves le hacen cosquillas en las ramas, y le cantan al oído, y le peinan las canas.

Al bosque le nacen crocos amoratados entre los dedos de los pies, y prímulas, y lirios amarillos y la hojarasca seca cuchichea sus celos antes de huir.

Al bosque le cuesta despertar porque se hace mayor; porque aún no termina de creerse que llegó la primavera a lomos de la última ventisca. Le gusta demorarse un poco en el invierno y remolonea más de la cuenta.

Al bosque no le gusta que le metan prisa. Hace las cosas a su tiempo, aunque todos estemos desesperados de esperarle.

Mientras aguardábamos, la primavera me sacó a bailar un vals entre los robles; y justo antes de esfumarse me plantó un beso entre los ojos. Y se escabulló tras todos los horizontes, huyendo con el sol.

Juan Goñi.

Foto: Robledal adehesado de Dantzaleku, junto a la ermita de San Pedro, en Altsasu/Alsasua, Sakana, Navarra-Nafarroa.

Música: Dmitri Dmítrievich Shostakóvich, es considerado por muchos como uno de los compositores más importantes del siglo XX. Aquí tenemos el Vals Nro. 2 de su “Suite para orquesta variada”, que muchos recordaréis porque fue utilizado en la banda sonora de la película de Stanley Kubrick, “Eyes Wide Shut”:
https://youtu.be/E3pv2mAbQ7M

PD: Tanta gente, disfrutando con respeto de la música clásica…. ¡qué envidia!