En el pozo de la noche

mujer-agua-1

En el pozo de la noche
la piel se vuelve de agua,
mientras que toda la vida
gira en esferas calladas.

En el sueño de la noche
el sueño toca sus arpas.

En el pozo de la noche
la piel se vuelve de agua:
nadie escucha, nadie entiende,
sólo la vida
como piedra muy lavada.

Serafina Nuñez, poeta cubana nacida en La Habana, 1913-2006

Anuncios

Si Yo, Tú…

txusMagodeOz

Si yo, tú
si caes, yo contigo,
y nos levantaremos juntos
en esto unidos.
Si me pierdo, encuéntrame,
si te pierdes, yo contigo,
y juntos leeremos en las estrellas
cual es nuestro camino,
y si no existe , lo inventaremos.
Si la distancia es el olvido,
harè puentes con tus abrazos,
pues lo que tú y yo hemos vivido
no son cadenas……
ni siquiera lazos:
es el sueño de cualquier amigo,
es pintar un “te quiero” a trazos,
y secarlo en nuestro regazo.
Si yo, tú.
Si dudo , me empujas.
Si dudas, te entiendo.
Si callo, escucha mi mirada.
Si callas, leerè tus gestos.
Si me necesitas, silba
y construiré una escalera
hecha de tus ùltimos besos,
para robar a la luna una estrella
y ponerla en tu mesilla
para que te dè luz.
Si yo, tú.
Si tu, yo tambien.
Si lloro, ríeme.
Si ríes, lloraré,
pues somos el equilibrio,
dos mitades que forman un sueño.
Si yo, tú.
Si tú, conmigo.
y si te arrodillas
haré que el mundo sea, más bajo,
a tu medida,
pues a veces para seguir creciendo
hay que agacharse.
Si me dejas, mantendrè viva la llama
hasta que regreses,
y sin preguntas, seguiremos caminando
y sin condiciones, te seguiré perdonando,
si te duermes, seguiremos soñando
que el tiempo no ha pasado,
que el reloj se ha parado.
Y si alguna vez la risa
se te vuelve dura,
se te secan las lagrimas
y la ternura,
estarè a tu lado,
pues siempre te he querido,
pues siempre te he cuidado.
Pero jamás te cures de quererme ,
pues el amor es como Don Quijote:
solo recobra la cordura
para morir.
Quiéreme en mi locura,
pues mi camisa de fuerza eres tù,
y eso me calma
y eso me cura…
Si yo, tú. si tú, yo
sin ti, nada.
sin mi, si quieres, prueba.
..
.
Txus Di Fellatio, (Bilbao, 21 de enero de 1970), es un músico español, letrista, poeta y batería del grupo de folk metal Mägo de Oz

 

Un epitafio breve de consuelo

El angel de la pena

Oscuras son las flores de mi duelo
en la cruz del sepulcro ensangrentado
donde el ciprés inclina su costado
sobre la fosa trágica del suelo.

Y son tristes los cánticos del cielo
a través del ozono inmaculado
cuando reza en el mármol coronado
un epitafio breve de consuelo.

Se morirán aquellos que he querido
y estaré en el silencio del olvido
tras la más absoluta oscuridad.

De memoria seré mientras perviva
una cálida sombra pensativa
que alimente mi luz de eternidad.

Poema de María Rosales Palencia

En la imagen “El Ángel de la Pena” del escultor William Wetmore Story.

Y pensar corazón…

GilbertoOwen

Y pensar, conmovido corazón,
Que algún día nefando, los gusanos
Han de roerte tus orgullos vanos
Y emponzoñar tu fuente de emoción…!

Saber la vida tránsfuga, y saber
El fracaso de todo en un minuto:
Toda tu heroica fiebre de absoluto
(Náufraga en unos labios de mujer).

Y todo tu dolor, y tu sensual
Podredumbre obcecada, y tu efusiva
Devoción a la Amada primitiva
De alma jocunda y clara de cristal.

Aún no habrás logrado modelar
Tu poema mejor, cuando la pálida
Intrusa llegue, y tu Poesía, inválida,
Interrumpa su lírico volar

Saber que un día, trémulo rubí,
Leal y atormentado, solamente
Polvo inmóvil será tu carne ardiente,
Sin nada de lo noble que hay en ti.

Cuánto mejor sería, corazón,
Que te agotaras, trágico y canoro,
En este amor vernal de fuego y oro,
En una fervorosa combustión.

Gilberto Owen Estrada, poeta mexicano 1904-1952

 

Chau número tres…

benedettiTedejo

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres
sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
seguro sin seguro
te dejo frente al mar
descifrándote a solas
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota
te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía
pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono
estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos
estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra
estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen
y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.

Mario Benedetti, poeta  y dramaturgo uruguayo, 1920-2009