Volando ahora

poesia.jpg4_

No todo lo arregló la poesía,

más bien fue poco o nada, más exacto

sería hasta decir que empeoró las cosas,

que allí donde bastaba un te perdono

puso una cumbre de excusas y de niebla,

que allí donde sobraba aquel romance

cargó con treinta tomos de sonetos,

que, en vez de descifrar el laberinto,

creó más puertas, de las que nadie encuentra llave,

que simplemente estarse quieto igual ayuda,

mirar el cielo de una pieza luminosa,

sacarse los zapatos y tenderse sin camisa,

que hay cosa que se agravan con un verso,

que hay otras que se olvidan enseguida

y así al siguiente día te levantas cual si nada

y nadie te recuerda, poeta, ni tú mismo.

No todo en la palabra es abrir grifos,

hacer molienda del duelo y la esperanza,

resolver cada misterio del invierno

ni celebrar cada visita de la gloria,

no todo en la batalla es la victoria,

hay muertos que enterrar y que no quieren,

por más que han muerto, irse a tumba alguna,

hay tumbas en que nadie está seguro

y hay otras en que el nombre no está escrito,

no todo lo podemos los poetas,

apenas arrastramos la corbata,

babeamos frente al mar que ni nos mira

y hablamos con fantasmas sin regreso,

apenas es lenguaje lo que hacemos,

otros se besan y queda todo escrito,

o sea con la piel lo dicen todos

y allí sobra esa línea que nos gusta

y allí lo que haya que escribir es infinito,

y tanto así que no hallaremos las palabras,

mejor es que se vayan con sus sueños

a que los persigamos con la rima,

mejor si nos olvidan y sonríen,

ya bastante tienen con deudas e hipotecas

con guerras y salarios miserables,

con el dolor de estómago de los más pequeños,

con la cita en la escuela de mañana,

a ver qué pasa con aquellas malas notas,

a ver qué novedad hay en la ciencia de los niños,

mejor es que aprendamos que no todo

se puede resolver con poesía,

que ella no es más que una niña que regresa

del parque con un libro y hojas secas,

o un hombre que, agobiado por la lucha,

se sienta a devanar sus ilusiones,

mejor es que el poeta salga al centro,

se coma una manzana, vaya al cine,

mejor es que se admire de los pájaros

que ya dejan el otoño en pos de cielos más templados,

aquí hace frío, ya amanece,

acaso, si me voy volando ahora,

alcance a aquellos pájaros y pueda

soñar como ellos hacen cuando duermen

recostados en las sábanas del más celeste cielo.

poema de Oscar

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s