“THEO”

huella

Cuando fui consciente de que Adán era el dios absoluto,
quité, a toda prisa, el seguro de mi mala hostia.
¡Para siempre!

***

Dramáticos sembrados:

Hay órdenes infames,
disparos desgarrados a las almas,
anaqueles de espanto.
Auroras genuflexas, flageladas.
El llanto del pecado.

Muros de la vergüenza enaltecidos,
sayones enlutados,
guadañas purpuradas,
abyectos oropeles coronados.

Vuelos de golondrinas mutilados:

El estertor helado del océano.
Las olas “obstinatas” de los mares
pudriendo la inocencia de los cuerpos.
Pateras carcomidas en las playas
sedientas del olvido.

Dorados paraísos en las sombras:

Deidades de la guerra.
Los despachos preñados de sangre.
La pulcritud senil de blancas manos
sellando las tragedias,
signando a voluntad. ¡Sin miramientos!

Descarnado, letal monumento.
El atrio de la noche en el gran templo:
Obscena Wall street, declamando en la risa,
(con)versos de ceniza…

Con el alma alambrada:

En su azul avaricia espinada,
protegido, su aureola cerrada.
No hay duda de que dios existe,
con nombres y apellidos.
Sabemos donde vive.

¡A por él!

Jesús Sahuquillo Amoraga  02-05-2016 (Ciudad de Valencia)
-Derechos registrados-

Imagen: Hermín Abramovitch

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s