Triste cosa es gemir entre cadenas

GRILLETES

Triste cosa es gemir entre cadenas, 
sufriendo a un dueño bárbaro y tirano, 
triste cosa surcar el océano 
cuando quebranta mástiles y antenas; 

triste el pisar las líbicas arenas, 
y el patrio nido recordar lejano, 
y aún es más triste suspirar en vano 
sembrando el aire de perdidas penas. 

Mas ni dura prisión ni ola espantosa, 
ni destierro en el Niger encendido, 
ni sin fin esperanza fatigosa, 

es, ¡oh cielos!, el mal de mi temido; 
la pena más atroz, más horrorosa, 
es de veras amar sin ser creído.
 

Manuel María De Arjona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s