No alcanzaré la curva matriz de los deseos…

 

Bella Figura, Skulptur, Plastik aus Bronze von Malgorzata Chodakowska
Escultura en bronce de la polaca Malgorzata Chodakowska

No alcanzaré la curva matriz de los deseos,
desovillada lamentación de la carne. No alcanzaré
la certidumbre del día, ni el pie fantástico
del dolor impaciente. Cuando el mar me contempla
siento que la roca penetra mi carne. Siempre
hay un nombre, que hace posible la alegría
mientras los cánones de la belleza acarician
la estatua. El mismo nombre, que desarmó
la inocencia, podía hacer ingrata la ausencia.
El mismo nombre que nos conduce, nos pierde
en nuestra audacia. Largo es el tiempo
de la meditación frente al silencio, cuando
la meditación es sólo un nombre. Annelein
es más cierta que la voz que la calla. Pero Annelein
no es un nombre. Indica
la transparente vicisitud del agua. Annelein
es un lamento, que puede significar también
un sobresalto.

De “Contemplación del destierro” 1982

poema de Paloma Palao, poeta española nacida en Madrid en 1944.
Licenciada en Derecho por la Universidad de Madrid, abandonó el ejercicio profesional para dedicarse definitivamente a la poesía. Fue profesora de Lengua Española en el Instituto de Cultura y colaboró con sus escritos en medios periodísticos tales como La Estafeta Literaria y la revista Litoral. Su obra está contenida en los siguientes títulos: Resurrección de la memoria” 1978, “El gato junto al agua” 1981, Accésit al Premio Adonais; “Contemplación del destierro” 1982, “Retablo profano” 1985, “Hortus conclusus” 1986 y “Música o nieve” 1986. Falleció en un accidente automovilístico en el año de 1986.

Anuncios

Romance del amor oscuro

mujer_con_rosa

Te espero al lado del puente
antes de que den las doce.
El pueblo estará dormido
en lo alto de la torre
-Cigüeña de cal al aire
negro de la media noche-.
mientras que el arroyo turbio
adornado de faroles
será novio de una adelfa
cargada de maldiciones.

¡Amor, tú debes venir
antes de que den las doce!

Llevo dentro de la sangre
un potro de aceite y cobre
que se encabrita sin bridas
cada vez que oye tu nombre,
y se desboca en espuma
de sábanas y entredoses.

¡Ay, amor, amor oscuro…
antes de que den las doce!
Que no te sienta ni el miedo
que acecha en tus corredores;
ponte sandalias de nieve;
y ven en un padrenuestro
atravesando la noche,
el puente de mis suspiros
antes de que den las doce.

¡Ay, amor, mi amor oscuro!
¡Ay, amor de mis amores!

Los señores del casino
dormirán en sus sillones
con las cadenas de oro
terciadas sobre su abdomen.
Se habrá callado el piano
de la señora de Ponce,
en el acorde final
del estudio de Beethoven…

Y solo, yo, velaré
como un soldado de bronce,
centinela sin alerta
en el cuartel de la noche.
¡Amor que vas a venir
antes de que den las doce!

Rafael De León, poeta español nacido en Sevilla en 1908 en el seno de una familia de alta burguesía. Desde niño estudió en colegios privados de órdenes religiosas y en 1926 ingresó a la Universidad de Granada para iniciar sus estudios de Derecho, trabando amistad allí con Federico García Lorca cuyo estilo poético marcó toda su carrera. La obra poética de Rafael de León está dividida en dos grandes apartados: poesías propiamente dichas, y letras para canciones.  En casi toda su obra, inspirada en ambientes muy típicos de Andalucía, se refleja el gracejo popular andaluz.
Entre sus obras más destacadas figuran: «Pena y alegría del amor», «Profecía» y «Romance de la serrana loca». Falleció en la ciudad de Madrid, en 1982