Nube

nubeMano

Un sueño de miel untaba
mis ojos casi cerrados
con un trocito de cielo
brillándome entre los párpados…

Llegó la nube: ligera,
hecha de contornos cándidos
y redondeces rosadas.
Con ademán impensado,
tendí mi brazo a la nube
y la toqué con la mano.

Ángela Figuera Aymerich, (Bilbao, 1902 – Madrid, 1984)
Poeta española nacida en Bilbao. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid, siendo Catedrática de Lengua y Literatura en los Institutos de Huelva, Alcoy y Murcia, y trabajando en la Biblioteca Nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s