Estar al lado de la eternidad

miramenavarra3
Haya en Artikutza

Estar del lado de la eternidad. Esa es mi osadía, mi entusiasmo y mi afán.

Estar del lado del arroyo cantarín que jovial me saluda. Estar del lado del ave de ternura inocente, libre, rebelde y honesta. Me quedo junto al musgo suave y esponjoso, oculto en la sombra, íntimo y latente, delicado y tenue; caricias de un estanque difuso y sutil. Aguardo bajo las hayas altivas, nobles, serenas. Acariciando los robles, rozando con mis dedos sus arrugas de otras épocas, agasajado con su perpetuidad perenne. Arrullando en la distancia al corzo que me mira entre el boscaje, que me palpa con su mirada limpia. Volando acurrucado en los requiebros de la golondrina invencible en su coraje. Nunca cansado de los cielos límpidos y transparentes. Ensortijándome entre las flores del pasto, entre las ramas del avellano, entre el carrizo lagunero. Perdido en los trinos de los intérpretes más veraces del mundo, perdido para siempre para no perderme nada. Acariciando mi alrededor ileso con mi mirada enredadora, curiosa, inocente y pacífica. Nadando en la nada fecunda de la transparencia de un amanecer triunfal.

Estar del lado de la arboleda, siempre al cobijo de sus techumbres que no existen. Alistarme a este lado de la trinchera, junto al resto del ejército pacífico, las huestes sin bandera ni credo, empuñando con ellos las armas de restauración masiva. Por mar, por aire, por tierra, los combatientes embisten y sitian a todos y a todo a golpe de rumores armoniosos, de colores fugaces, de aromas, de paisajes y de vivacidad. Y yo participo y me engancho a sus mesnadas inofensivas, mansas y benévolas. De nuestro lado combate el tiempo y el espacio, la belleza y la mesura, la poesía, la música y la verdad. Yo estoy sin duda en este bando; sin cautela; sin miedo.

No soy ecuánime, ni equitativo. No soy objetivo ni neutral. Yo estoy del lado de lo razonable. Estoy del lado de lo íntegro, porque a todos y a todo integra y nos ampara. Siempre al abrigo de los colores y las luces del mundo. Defendiendo las fronteras, disparando con palabras que el bosque me enseñó; al grito de un “no pasarán” susurrado, en una mano las caricias del viento, en la otra los rumores del mar, y en alma el asilo perpetuo y la serenidad inmortal de la Madre Tierra.

Aquí me tienes, desarmado pero no rendido, ni obediente, ni servil. Aquí me tienes, a pecho descubierto, pacífico pero no indefenso, ni débil, ni derrotado. Aquí te espero, con la sonrisa incrustada en mis labios, con la mirada llena de horizontes ilesos, con el corazón volandero, emplumado y libre, con las manos vacías, sucias de barro limpio, de pie, firme bajo mis bosques. Junto a mis hermanos y hermanas, los que caminan, los que vuelan, los que saltan y nadan, los que inmóviles se aferran a la Tierra. Aquí me tienes, imbécil. Del lado de la eternidad.

Juan Goñi

http://navarra-al-natural.blogspot.com.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s