Lejos, muy lejos…

lejosFOTOMIA
fotografía de María J. Leza ©

Lejos muy lejos donde no queme el sol está la muerte.
Lejos en algún lugar está la vida tensa que imploro.
Lejos, muy lejos rozando la eclosión de los lúgubres sonidos,
entre la iguana que arrastro en el subsuelo
de aquel pentagrama.
Azúcar que quema.

Isabel Rezmo, Úbeda, Jaén, 1975

Entre los versos sigue el poeta

Entre los versos sigue el poeta
una transfusión,
un litigio.
364 días respirando rima.
Y un complot entre mis labios.
¿Qué puedo hacer?¿Dime?
Mi sangre no tiene sangre,
no tiene venas,
ni tiene ánforas.
Solo un pétalo durmiendo entre mis brazos.
Soy yo. Si .
Latiendo al compás de un pequeño sorbo
de cielo.
¡Ah, el tiempo!
Se me va entre mis musas.
Cuando mienten a mis ojos.
Cubren de besos mi conciencia.
Y cuando se van me abandonan como un reloj
sin sonido ni estirpe.
Entonces leo tu verso, tu hueco, tu aliento,
tu tacto.
El universo se encuentra diluyendo almas
para ponerlas al servicio de la luna.
Y en la duermevela,
el paisaje y la rosa
se convierten en tí.
Bella, bella alcurnia de poemas floridos,
¡Sílfide serpenteante entre los cielos!
Y me quedo aquí, esperando,
a no se qué
pavor o miedo…
Esperando o es mi prosa
la que espera, o huye,
miente,
miente
..me miente…

Poema de Isabel Rezmo, poeta nacida en Úbeda 1975

Música: Adagio – Johann Sebastian Bach