Lo que pasa

1425720750240-oscuracomolaluz

Yo te entregué mi sangre, mis sonidos,
Mis manos, mi cabeza,
Y lo que es más, mi soledad, la gran señora,
Como un día de mayo dulcísimo de otoño,
Y lo que es más aún, todo mi olvido
Para que lo deshagas y dures en la noche,
En la tormenta, en la desgracia,
Y más aún, te di mi muerte,
Veré subir tu rostro entre el oleaje de las sombras,
Y aún no puedo abarcarte, sigues creciendo
Como un fuego,
Y me destruyes, me construyes, eres oscura como la luz.

Juan Gelman, poeta argentino 1930-2014

A ras de tierra

abanicopiropo

A ras de tierra, sin levantar el vuelo, sin más visión que la estampa del romanticismo rondando mi cabeza, busco palabras que no estén encorsetadas, que se ajusten a un perfil determinado. ¿Piropos? Te dicen: -¿Dónde vas, tío?-. ¡Qué difícil me lo pones, amor de ahora! Yo vengo de ahi detrás, de la conquista y el respeto a la mística divinidad del género femenino. Era el que cantaba mis letras por fandangos por sonsacar tan sólo una sonrisa. O también por sevillanas con titulos de mujer, mientras miraba si cambiaban sus mejillas de color. Eran mis armas. Aún canto y escribo. Ahora que ya no hay diosas que conquistar. O tal vez no encajen entre tantos alborotos y esperan bajo el tapiz de la luz y la inteligencia. No cierren del todo el paso, ni los ojos; todavía quedan hombres que siguen colgando palabras en el aire.

Texto Diego Bardallo Méndez.