Las gaviotas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
fotografía de María J. Leza ©

Todas las tardes
se reúnen las gaviotas
frente a la estación del tren:
Allí repasan sus amores.

En su libro de memorias
dos flores de sándalo:
una señala la página de los puentes,
otra la de los suicidas.

Y también guardan una fotografía
del mendigo que, hace tiempo, transportaba
los despojos del mercado.

Pero su pequeño corazón
-que es el de los equilibristas-
por nada suspira tanto
como por esa lluvia tonta
que casi siempre trae el viento,
que casi siempre trae el sol.

Por nada suspira tanto
como por el inacabable
(cabalé, cabalá),
continuo mudar
del cielo y de los días.

Kalatxoriak

Beren maitasunak errepasatzeko,
hiriko kalatxoriak
arratsero biltzen dira estazio aurrean;

Beren memoria liburuan
sandalo lore batez seinalatzen da
zubien eta
lapur zahartuen orrialdea.

Eta on derizkiete
teilatu pitzatuei ere,
merkatu alboko hondakinei;

Baina beren ekilibrista bihotzek
zer maite dezakete
gehien gehien;
Zer,
egunen mudapen
amaiezina ezpada;
Zer,
egunen mudapen
infinitoa baino gehiago.

 José Irazu Garmendia, nació en Asteasu, Gipuzkoa, el 27 de julio de 1951. Seguramente, fueron el deseo de emular a grandes autores de la literatura universal, y la intención de esquivar la censura franquista algunas de las razones que le llevaron a adoptar el seudónimo de Bernardo Atxaga.

Es Licenciado en Económicas por la Universidad de Bilbao (actual Universidad del País Vasco), miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia, y ante todo, un apasionado de la literatura que ha demostrado que se puede ser universal escribiendo en euskara, lengua antiquísima, de origen preindoeuropeo y hablada en la actualidad por unas 700.000 personas.

Sombras de la ciudad

Chaplin

Yo vi a Chaplin.
iba triste,
con los zapatos descalzos.
(El tiempo inventa cadalsos
pero Charlot los resiste.)
Iba por Galiano
(existe
siempre una vieja Calzada
oscura para que nada
ni nadie nos reconozca).
Era Chaplin…
Vi una mosca
lanzándole una patada.

Medianoche. Ni un transeúnte.
Chaplin a pie…
(no pregunte
nadie si era su jimagua).
Chaplin entrándole agua
por los zapatos heridos.
Sus párpados aburridos
de silencio y soledad.
Lloviznaba. La cuidad
era una tumba de oídos.
El viento entre toma y toma
le zarandeaba el sombrero.
Se lo caló hizo un puchero
no entendió que era una broma.
Vi su bastón:
larga y roma
lágrima para el camino.
Vi su bigote anadino.
Era Chaplin… Iba triste.
Era Chaplin…Era un chiste
que se aburrió muerto y vino.

Siempre su paso inexacto.
Siempre husmeando una vidriera
en busca de una florera
que mirara con el tacto.
-Hello, Charles!…
(En el acto
sentí un frío cosquilleante).
-Hello!- volví. Y al instante
se detuvo se volteó.
Me acerqué a verlo…
Era yo.
Y Charles Chaplin delante.

Alexis Díaz-Pimienta, (La Habana, 1966). Escritor y repentista
del poemario La sexta cara del dado

* jimagua
adjetivo/nombre común
1.[animal, persona] Que nació junto con otro igual en un mismo parto.
2. Fruto que brota adherido a otro.