En el fondo forestal del día

jaimesanjuan
pintura digital realiza con los dedos en el ipad por Jaime Sanjuan 

El acto simple de la araña que teje una estrella
en la penumbra,
el paso elástico del gato hacia la mariposa,
la mano que resbala por la espalda tibia del caballo,
el olor sideral de la flor del café,
el sabor azul de la vainilla,
me detienen en el fondo del día.

Hay un resplandor cóncavo de helechos,
una resonancia de insectos,
una presencia cambiante del agua en los rincones pétreos.

Reconozco aquí mi edad hecha de sonidos silvestres,
de lumbre de orquídea,
de cálido espacio forestal,
donde el pájaro carpintero hace sonar el tiempo.
Aquí el atardecer inventa una roja pedrería,
una constelación de luciérnagas,
una caída de hojas lúcidas hacia los sentidos,
hacia el fondo del día,
donde se encantan mis huesos agrestes.

Vicente Gerbasi, Poeta y ensayista venezolano nacido en Canoabo en 1913-1992

En 1982 recibió el premio Conac de poesía al mejor libro del año «Edades perdidas» y fue nombrado además Profesor Honoris Causa de La Universidad Simón Rodríguez de Caracas.

Cancamurria

consue

Mientras un perro juega
mis párpados se van aplomando.
Sus pezuñas rascan la alfombra
llenando de recreo su dejadez.
La mía se cubre de cancamurria,
cuerpo desangrandose en sueños
adormilados en la almohada
donde la cabeza está presa en calma.
Máscara de hastío rubricado
en aliento de voces
que no alteran las venas.
Ahora el amor habla con la resignación
del que no tiene nada que perder
y mucho que ganar, la sonrisa
la mirada, la mano, la piel
de lo que viene siendo noche día
en la sombra del crujir
de los huesos del tiempo.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961