Se me hace torpe el alma

Rockie Nolan
Fotografía de Rockie Nolan 

SE ME HACE TORPE EL ALMA

Se me hace extraña la nube
que embriagada de cielo,
ondea en la tarde derramando noche.
Se me queda rancio el silencio
instante en el que el gesto
no quiere ser arruga del tiempo.
Tengo una espiga atravesada
en el pecho, coágulo sediento de ti.
Se me hace torpe el verso,
cuando lo que anhelo es tenerte,
tenerme en el bolsillo de tu abrigo.
Hondo sentir, sentirte cerca.
Se me hace letargo la metáfora
cuando sólo contempla mi amor por ti.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

¿ Me quieres ?

Na-kïa
“Douce plume” fotografía de Na-Kïa 

Mientras se abre el camino
a un horizonte cercano,
que no se piensa, que no se desea,
se derrama un lienzo semiencendido.
Miles de perfiles difuminan el cielo titiritero,
blancos rosados chispoletean
sobre las mismas cabezas.
Cuatro gotas de lluvia mojan la impaciencia,
un halo de calma nos corona.
Yo escribo, asumo el riesgo de lo oscuro.
Mejor, borraré lo que mantengo.
Sin duda, más tarde, reniegaré
de lo que ahora me satisface.
¿ Por qué no lo dejo aquí ?
Ya la luz no me ciega,
no me conmueve el apego,
ni el loco aleteo atiende al cambio.
Rompe a llover, al mirarte de soslayo,
bosteza tu cariño.
¿ Me quieres ?

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

Si un hombre…

Catherine_Zeta-Jones_096
en la imagen Catherine Zeta Jones y Sean Connery en la película “La trampa” 

Si un hombre a los cincuenta años
se enamora de una adolescente,
su pasión confirma la teoría de Einstein,
la filosofía de Kant, la angustia de Shopenhauer,
el teatro de Shakespeare, los zapatos de Chaplin
y la inocuidad de las puestas de sol.

Si una muchacha en plena adolescencia
se enamora de un hombre de cincuenta años,
su pasión confirma la teoría de Einstein,
la filosofía de Kant, la angustia de Shopenhauer,
el teatro de Shakespeare, los zapatos de Chaplin
y la inocuidad de los amaneceres.

Si se besan y caminan del brazo por la Habana,
ya lo habían advertido Einstein, Kant,
Shopenhauer, Shakespeare, Chaplin;
si se desnudan en un cuarto de hotel y son felices,
tenían razón los que han llorado en los crepúsculos.

Si, en fin, se aman, todas las otras parejas existentes
(matrimonios legales y metálicos,
amantes hotélomanos,
novios castos o impúdicos, simples enamorados,
pretendientes de todos los tiempos y lugares)
han sido y son simple coincidencia,
literalmente, simple coincidencia.

(Poema TODO, de mi libro “En Almería casi nunca llueve”; curioso, escribí este poema cuando tenía 25 años, tal vez 26; y ahora tengo la edad del personaje del poema; su génesis y su por qué es más largo de contar y hasta simpática la anécdota; pero el poema sigue ahí, y seguirá, más allá de la edad de quien lo ha escrito.

Alexis Díaz-Pimienta,  nació en La Habana, Cuba, en el año 1966.

Es escritor, repentista, investigador y docente. Director de la Cátedra Experimental de Poesía Improvisada, y Sub-director del Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado (CIDVI), ambas con sede en La Habana, Cuba.

Cultiva casi todos los géneros literarios (Novela, cuento, poesía, enyayo, literatura para niños), y su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, farsi (lengua autóctona iraní), árabe, búlgaro y alemán, en antologías y revistas.

Así sea

ludovic florent
fotografía de Ludovic Florent 

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.
Eres el sol,
el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

Los pájaros no dicen adiós

niño con corderito

Tirabuzones del tiempo
giran sobre sí mismos,
lobo hambriento de minutos
renacidos en cada segundo.
Lame la primavera,
atusa los cabellos de la flor.
Al ratito, el sol arde en las mejillas,
el azul embellece las miradas,
ya besa el mar la orilla de un amor.
Sopla la bruma en otoño,
flaco despeinado, viento,
pinceladas marrones sobre grises,
al verde le vence el musgo,
los pétalos de agua
hacen del jardín escarcha.
Helados los huesos,
el camino se me antoja cojo,
como la vida a las puertas del vacío.
Ah! los pájaros, en un parpadeo
volaron sin decir adiós.
A su regreso, seguiremos siendo tiempo.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona 1961

Casa de cuervos

sorolla
madre con su hijo 1899, carboncillo de Sorolla 

porque te alimenté con esta realidad
mal cocida
por tantas y tan pobres flores del mal
por este absurdo vuelo a ras de pantano
ego te absolvo de mí
laberinto hijo mío

no es tuya la culpa
ni mía
pobre pequeño mío
del que hice este impecable retrato
forzando la oscuridad del día
párpados de miel
y la mejilla constelada
cerrada a cualquier roce
y la hermosísima distancia
de tu cuerpo
tu náusea es mía
la heredaste como heredan los peces
la asfixia
y el color de tus ojos
es también el color de mi ceguera
bajo el que sombras tejen
sombras y tentaciones
y es mía también la huella
de tu talón estrecho
de arcángel
apenas pasado en la entreabierta ventana
y nuestra
para siempre
la música extranjera
de los cielos batientes
ahora leoncillo
encarnación de mi amor
juegas con mis huesos
y te ocultas entre tu belleza
ciego sordo irredento
casi saciado y libre
con tu sangre que ya no deja lugar
para nada ni nadie

aquí me tienes como siempre
dispuesta a la sorpresa
de tus pasos
a todas las primaveras que inventas
y destruyes
a tenderme -nada infinita-
sobre el mundo
hierba ceniza peste fuego
a lo que quieras por una mirada tuya
que ilumine mis restos
porque así es este amor
que nada comprende
y nada puede
bebes el filtro y te duermes
en ese abismo lleno de ti
música que no ves
colores dichos
largamente explicados al silencio
mezclados como se mezclan los sueños
hasta ese torpe gris
que es despertar
en la gran palma de dios
calva vacía sin extremos
y allí te encuentras
sola y perdida en tu alma
sin más obstáculo que tu cuerpo
sin más puerta que tu cuerpo
así este amor
uno solo y el mismo
con tantos nombres
que a ninguno responde
y tú mirándome
como si no me conocieras
marchándote
como se va la luz del mundo
sin promesas
y otra vez este prado
este prado de negro fuego abandonado
otra vez esta casa vacía
que es mi cuerpo
a donde no has de volver

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

Adentro de mi vaga superficie

mujer bailando
autor de la fotografía Ludovic Florent 

Adentro de mi vaga superficie
se revuelve un constante movimiento;
es el polvo que todo lo renueva,
destruyendo.

Adentro de la piel que me protege
y de la carne a la que estoy nutriendo,
hay una voz interna que me nombra;
Polvo tenso.

Sé bien que no he escogido la materia
de este cuerpo tenaz, pero indefenso,
arrastro una cadena de cenizas:
polvo eterno.

Tal como yo han pasado las edades,
soportando la lucha de lo interno,
el polvo va tomando sus entrañas
de alimento…

¡Humanidad, del polvo experimento!

Guadalupe Teresa Amor Schmidtlein, (Ciudad de México, 30 de mayo de 1918 – Ciudad de México, 8 de mayo del 2000) fue poeta y escritora, conocida como Pita Amor.

Historia

pareja LLamas

Puedes contarme cualquier cosa
creer no es importante
lo que importa es que al aire mueva tus labios
o que tus labios muevan el aire
que fabules tu historia tu cuerpo
a toda hora sin tregua
como una llama que a nada se parece
sino a una llama

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

 

 

El llamado

Igor Levashov
obra de Igor Levashov 

Tú estarás lejos.

Yo dejaré la vida
como un ramo de rosas
que se abandona para
proseguir el camino,
y emprenderé la muerte.

Detrás de mí, siguiéndome,
irán todas las cosas
amadas, el silencio
que nos uniera, el arduo
amor que nunca pudo
vencer el tiempo, el roce
de tus manos, las tardes
junto al mar, tus palabras.

Si donde estés tú oyes
que alguna voz te nombra,
seré yo que en el viaje
te recuerdo.

Olga Isabel Chams Eljach, conocida por el seudónimo de Meira Delmar, fue una poetisa colombiana de ascendencia libanesa.

En los confines del tiempo…

AnHe4
óleo del artista chino An He 

En los confines del tiempo,
en el canto de las aves,
en el murmullo del rio,
en los jardines del parque,
en la arena del camino,
en la quietud de la tarde,
en el jugo del racimo,
en la candela que arde,
en el olor del tomillo,
en el amor de una madre,
en la rama del olivo,
en la montaña mas grande,
en el beso que imagino,
en tu carne y en mi carne,
en la suerte del destino,
en el deseo de tocarte,
en la luna que imagino…
¡Te encuentro por todas partes,
porque supe al ir contigo,
de que color es el aire!.

Diego Bardallo Méndez, poeta nacido en Huelva