Déjame

Errikarte
En la imagen Elsa Nguema, fotografía de Errikarte Agirre Etxeberría ©

Déjame que me deshaga en sinrazones.
Que sean nulas las esperas de llegadas mordientes.
Que no regrese de lo hallado
cubriéndome el semblante en la sombra de mi mano.
Déjame enfilarme en tu llanto.
Que mis versos se salen
sin lágrimas de dolientes partidas.
Déjame.
Si, déjame,
no escapar de la huída.
Haz nido donde el gris sea claro,
y la tormenta dormite en relámpago sin rayo.
Descansa en tu vuelo.
yo seré eco entre membranas,
tañendo el aire.

Poema (Déjame),del poemario
« Palabra duende sin final »

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

El alba tuneada

 

pacoYuste
“Contemplación” obra del artista valenciano Paco Yuste

Parpadea la mañana.
Se tunea el alba de un color caótico,
desordenado. Restos de oscuridad
se pliegan y huyen hacia otros mundos.
Certero arpón de fuego enfila desde
el mar la cola difusa del pasado.
Pálida alborada sobre emociones
diferentes. Desde su trono, la noche
me puso de nuevo en evidencia.
Con su propio estilo, pasó nítida y provocadora
sobre algo que no estaba apalabrado.
Y el policromado amanecer se tiñó
de llorosos nubarrones.
Salto de una cama abstracta
y de pronto me bebo la vida.
No hay cerraduras que sujeten el ímpetu
ni pudor que detenga mi palabra.
Ha prescrito la franquicia que tenía contigo.

 

Del poemario Voz de crepúsculo

Diego Bardallo Méndez, poeta nacido en Trigueros, Huelva, en 1950