Ruidos

labiosPluma

No pude marcharme ilesa de la noche
los labios nunca son serenos
los agita el silencio
de cada beso uno regresa distinto
o no regresa
y uno se queda solo en las esquinas del mundo
porque estarlo no depende de la gente
de su ruido
depende del silencio que somos

Gabriela Rosas, poeta y narradora nacida en Caracas, Venezuela en 1976

Anuncios