Hablemos de otra cosa

rafiGuerra
en la imagen la poeta

Abro mis ojos a la pureza ya hay bastante de mí para mirar la noche, toda la noche, todas las noches.
Y saber que me abandono al amor, papeles desordenados, el tiempo sumido en el caos…

No me hagáis preguntas, hablemos de otra cosa, de mi corazón cansado que ya no sabe amar, ni odiar, ni elevarse… ni tan siquiera volar. Hablemos de las miserias íntimas que alcanzan la cima del sufrimiento.

Sentada a la sombra del agua la melancolía me arrastra y sin dar importancia a la vida, se me acaba el mundo ignorando lo que es el amor y entre el mosaico de tus mareas, desnuda de luz, desciendo por mis huesos.

Nunca soñé con la huida aunque rocé todos los suspiros, bordeé todos los vientos, me perdí en la geografía de un recuerdo y de una negra rosa.

Hasta que mi cuerpo se transforme en ceniza, mi alma te será fiel. Hoy, sólo hoy, seré un pez de color ocre rojizo.

© Rafi Guerra, poeta cordobesa 1965

Anuncios