Ayer pasó el pasado lentamente

carrie Vielle2
Obra de Carrie Vielle

Ayer pasó el pasado lentamente
con su vacilación definitiva
sabiéndote infeliz y a la deriva
con tus dudas selladas en la frente

ayer pasó el pasado por el puente
y se llevó tu libertad cautiva
cambiando su silencio en carne viva
por tus leves alarmas de inocente

ayer pasó el pasado con su historia
y su deshilachada incertidumbre/
con su huella de espanto y de reproche

fue haciendo del dolor una costumbre
sembrando de fracasos tu memoria
y dejándote a solas con la noche.

Mario Benedetti, escritor, poeta y dramaturgo uruguayo. 1920-2009

Contradictorio amor

NYC Dance Project
Gabrielle Salvatto y Anthony Javier Savoy, bailarines del teatro de Harlem, Fotografía de Deborah Ory y Ken Browar

Quemadura glacial de fuego y nieve,
contradictorio amor, tierno y violento,
cerebro ardido, loco pensamiento;
ansioso corazón que no se atreve.

Su voz nos extermina y nos conmueve;
su vivo manantial muere sediento.
Amor, amor, amor, este que siento
como la vida misma eterno y breve.

Algo dentro del ser padece y canta
breve canción, larguísimo gemido
que hasta el infierno mismo nos levanta.

No sabe del amor quien no ha podido,
con un grito clavado en la garganta,
gozar el paraíso prometido.

Dora Castellanos, poeta colombiana, nació en Bogotá, en el año de 1924. Se le conoce por sus actividades sociopolíticas y en especial por las periodísticas. Desde muy joven entró a trabajar como secretaria de la Contraloría General de la República. En 1948, publicó su primer libro de poesía titulado Clamor.

Para sus escritos usa el seudónimo Angélica. Ha sido agregada cultural de la embajada colombiana en Venezuela desde 1975. En 1978, la Academia Colombiana de la Lengua le abrió las puertas como miembro correspondiente por sus méritos intelectuales. Ha viajado a diversos países de Latinoamérica y Europa.​ Ha vivido consagrada a las letras, al periodismo y a la poesía. En la actualidad es una de las escritoras colombianas más destacadas en el mundo y sus poesías han sido traducidas a varios idiomas

Ángeles barrocos

glorias-murillo-subasta--644x362
«Gloria de cuatro ángeles volanderos», de Murillo

Bajo la nervaduras y los arcos
ángeles puros en racimos ebrios
con sus risas de lirios nos deslumbran.
Sobre su piel la pátina del tiempo
difumina los ópalos dormidos
prolongando los oros en su hondura.
En las columnas dóricas se apoyan,
roban sus alas las policromías
para fraguar azahares en el aire.
Con encajes de luz hieren las sombras
y del perfume de los incensarios
tejen guirnaldas de rosas de humo.
Se desmayan los bucles en las frentes
mientras, locos, estallan su alegría
contra la frigidez austera de los mármoles.

De “Amados ángeles” 1997

Luzmaría Jimenez Faro, poeta, editora, ensayista y antóloga madrileña 1937-2015

Domingo de lluvia

emerico toth
Obra de Emerico Toth

 

¡Si pudiera ir sin ti
por los trémulos hilos de la lluvia,
pasados uno a uno entre mis dedos…!

Si yo pesara ya tan poco
que pudiera colgarme
de estos flecos de agua
y deslizarme sobre los tejados
y las casas y las tristezas
de los hombres…

¡Y llegar con el corazón mojado
allí donde estás -tibio…- esperando…

Dulce María Loynaz, poeta cubana (1902-1997), considerada una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. Mereció el premio Miguel de Cervantes en 1992

Por qué te olvidas y por qué te alejas…

poema jose hierro

 

Por qué te olvidas y por qué te alejas
Del instante que hiere con su lanza.
Por qué te ciñes de desesperanza
Si eres muy joven, y las cosas viejas.

Las orillas que cruzas las reflejas;
Pero tu soledad de río avanza.
Bendita forma que en tus aguas danza
Y que en olvido para siempre dejas.

Por qué vas ciego, rompes, quemas, pisas,
Ignoras cielos, manos, piedras, risas.
Por qué imaginas que tu luz se apaga.

Por qué no apresas el dolor errante.
Por qué no perpetúas el instante
Antes de que en tus manos se deshaga.

José Hierro, poeta madrileño 1922 -2002

Las palabras son barcos…

barcos en la niebla
Barcos en la niebla de Seitei Watanabe 1851 – 1918

Las palabras son barcos
y se pierden así, de boca en boca,
como de niebla en niebla.
Llevan su mercancía por las conversaciones
sin encontrar un puerto,
la noche que les pese igual que un ancla.

Deben acostumbrarse a envejecer
y vivir con paciencia de madera
usada por las olas,
irse descomponiendo, dañarse lentamente,
hasta que a la bodega rutinaria
llegue el mar y las hunda.

Porque la vida entra en las palabras
como el mar en un barco,
cubre de tiempo el nombre de las cosas
y lleva a la raíz de un adjetivo
el cielo de una fecha,
el balcón de una casa,
la luz de una ciudad reflejada en un río.

Por eso, niebla a niebla,
cuando el amor invade las palabras,
golpea sus paredes, marca en ellas
los signos de una historia personal
y deja en el pasado de los vocabularios
sensaciones de frío y de calor,
noches que son la noche,
mares que son el mar,
solitarios paseos con extensión de frase
y trenes detenidos y canciones.

Si el amor, como todo, es cuestión de palabras,
acercarme a tu cuerpo fue crear un idioma.

Luis García Montero, poeta y ensayista español nacido en Granada en 1958

Quemé la luz, fui miel en la dulzura…

patricia avellaneda
Inmersión, óleo/tela de Patricia Avellaneda

Quemé la luz, fui miel en la dulzura,
gota en la lluvia y llama con el fuego,
aroma en cada rosa, instante ciego,
y nardo que dio envidia a la blancura.

Fui sombra en la profunda noche oscura,
silencio en la raíz, raudo despego,
y al fin a tu distante orilla llego:
roto el timón, la brújula insegura.

Al borde de tu barba se me queda
detenida la voz, mudo el acento
como el viajero exhausto en la vereda.

La caricia que tejo y que alimento
se apaga en una suavidad de seda
hasta morir hilada por el viento.

Carmen González Huguet, poeta salvadoreña 1958

Felicidad y Luis pasean de la mano por un parque de Londres

paseo pareja llueve

Has llegado al final de las acacias.

Miras atrás
y sola
el guiño de la casa te transporta
al estéril terruño, ciertas son
campanadas de Astorga.

Lo otro
fue distinto.
Hoy, el cielo gris y el amarillo rostro de los campos
traen a tu pecho la nostalgia cruda
del árido amor, del mal amor,
del tiempo.

Suena el Big-Ben.
Estás en Londres con un impermeable blanco
bajo la lluvia blanca.
Hoy eres joven y sonríes,
y alguien
que al menos tuvo para ti una palabra
que al menos te ama porque la belleza
está presente en ti y él ama
la belleza
por encima de todos los tentadores dones
que la vida le ofrece,
está contigo.

Te bastará su mano entre tu mano
una mañana
por el parque de Londres mientras llueve,
cuando la niebla sube y vuestros rostros
son apenas esbozos, desdibujados trazos
de la felicidad.

Te bastará tu mano entre su mano
para reconstruir el mundo que perdiste,
la ignorada belleza que ofrecías.

Segura estés
de aquel paseo por el parque,
de vuestro instante quieto entre la niebla
como un tesoro efímero y enorme.

Poema de Álvaro Salvador, poeta y ensayista español nacido en Granada en 1950.

Y se tiñó de mar…

alfonsina-storni-

 

Alfonsina Storni
Cae una lluvia torrencial sobre Mar del Plata, Alfonsina Storni yace presa del dolor que le produce el cáncer de mama que le aqueja. Llegada la madrugada, haciendo honor al significado de su nombre (dispuesta a todo), toma una determinación. Escribe una nota escueta: Voy a dormir.
Se dirige al Club Argentino de Mujeres y se arroja al mar desde uno de sus espigones. La prestigiosa poeta tenía tan sólo 46 años.
El cadáver es recuperado horas más tarde. El doctor Belleti la reconoce, conmocionado al destapar su rostro. La versión oficial determina que, al saber que se hallaba condenada a una muerte inminente, decidió acabar con su vida. Alfonsina consideraba que el suicidio era una elección concedida por el libre albedrío, y así lo había expresado en un poema dedicado a su amigo y amante, el también poeta suicida Horacio Quiroga.

A Alfonsina Storni, en su vocación de mar

Y se tiñó de mar
para ser mar mismo,
para balancearse bajo el rizo de las olas.
Se licuó en sal y agua
para besar otras playas y otras rocas.
Pergeñó un viaje infinito como agua misma
a través de océanos imposibles
y besó, con sus mil lenguas líquidas,
los cuerpos que se aventuraban en ellas.
Inundó pequeños pueblos y ciudades,
bajó a las simas más profundas,
se trocó pez entre los peces,
acuchilló, libre, los líquidos inmensos
y quiso volar como un alcatraz
hasta los acantilados
que contemplan con fruición
los mares incontenibles
y se dejan besar por las olas.
Pero el mar la retuvo
en un abrazo eterno de complacencia
y se hizo mar al instante
y se expandió su espíritu por el azul inmenso
y cabalgaron sus poemas como delfines
sobre las ondas marinas,
o se aposentaron en los fondos más profundos
disfrazados de anémonas imposibles…
y ya, agua y sal ella toda,
fue mar para siempre…

Javier Sánchez Durán
“Versos de un viajero confuso” Ed. NIEBLA

Poema imperfecto

dream-joan-brull-i-vinyoles
Obra de Joan Brull Vinyol

Entre tú y yo, un mar de tempestades
aún sin ritmo de lunas, roto en las oquedades
de un mundo blanco… Un mar de otras edades.

(¡Barco de mi esperanza desde entonces
arriba de las olas…!)

Entre tú y yo, un río
turbio inflan las lluvias del estío
y se va desatado monte abajo… ¡Un gran río!

(¡Barco de mi esperanza, palmo a palmo
contra de la corriente…!)

Entre tú y yo, un lago de aguas muertas;
agua podrida, bocas abiertas
de caimanes que duermen la hora de la siesta.

(¡Barco de mi esperanza, que floreces
caminos en el fango…!)

Entre tú y yo, una estrella…
¡Tan sólo ya la gota de agua de una estrella,
el agua que cabría en una estrella…!

(¡Barco de mi esperanza, naufragado
en una gota de agua…!)

Dulce María Loynaz, poeta cubana (1902-1997), considerada una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. Mereció el premio Miguel de Cervantes en 1992