Me alejo en silencio como una cinta de seda…

christian-schloe-ocean-ride-rrr-ccc
Obra de Christian Schloe

Me alejo en silencio como una cinta de seda
Paseante de arroyos
Todos los días me ahogo
En medio de plantaciones de plegarias
Las catedrales de mis ternuras cantan a la noche bajo el agua
Y esos cantos forman las islas del mar

Soy el paseante
El paseante que se parece a las cuatro estaciones

El bello pájaro navegante
Era como un reloj envuelto en algodón
Antes de volar me ha dicho tu nombre

El horizonte colonial está cubierto todo de cortinajes
Vamos a dormir bajo el árbol parecido a la lluvia

Vicente Huidobro, poeta chileno (1893-1948), Iniciador y exponente del movimiento estético denominado creacionismo, es considerado uno de los más destacados poetas chilenos, junto con Gabriela Mistral, Pablo Neruda, y Pablo de Rokha.

Anuncios

Contemplación

Fabian perez
Obra de Fabian Pérez

Desde el balcón donde anochezco miro,
devorado por oros y por llamas
de suaves rojos, al poniente esclavo
del exacto vivir, que le sentencia
en preludio de vuelos fatigados,
al eterno escapar en lumbre y lumbre,
abriendo la mansión de la lechuza
de socrático elixir poseída,
cortejado de pinos y responsos.
Hacia donde la noche alza su trono
de profecía y rosas extasiadas
en perenne rocío, sombra en la sombra
de sus soledades.
Tomando cuerpo y liberando el alma.

Poema de Serafina Núñez, nació en La Habana, Cuba, el 14 de agosto de 1913- 2006

Mercedes Serafina Núñez de Villavicencio y Ortiz. Más conocida por Serafina Núñez. Poeta cubana. Recibió en 1995 el Premio Nacional de la Crítica Literaria. Su primer libro se publicó por el aporte económico del Premio Nobel español Juan Ramón Jiménez. Es una de las voces femeninas más poderosas y representativas de la lírica cubana del siglo XX, sin embargo, su obra resulta aún poco atendida por la crítica.

La estrella misteriosa

thomas francis dicksee
obra de Thomas Francis Dicksee

Yo no sé dónde está, pero su luz me llama,
¡oh misteriosa estrella de un inmutable sino!…
Me nombra con el eco de un silencio divino
y el luminar oculto de una invisible llama.
Si alguna vez acaso me aparto del camino,
con una fuerza ignota de nuevo me reclama:
gloria, quimera, fénix, fantástico oriflama
o un imposible amor extraño y peregrino…

Y sigo eternamente por la desierta vía
tras la fatal estrella cuya atracción me guía,
mas nunca, nunca, nunca a revelarse llega!
Pero su luz me llama, su silencio me nombra,
mientras mis torpes brazos rastrean en la sombra
con la desolación de una esperanza ciega…

María Eugenia Vaz Ferreira, profesora y poeta uruguaya nacida en Montevideo en 1874- 1924, , fue la primera mujer uruguaya en consagrarse como poeta y es considerada una de las principales poetas del país, junto con Delmira Agustini y Juana de Ibarbourou.

Canción

leonardo pereznieto
Obra de Leonardo Pereznieto

En el desequilibrio de los mares,
las proas giran solitarias…
En una de las naves que se hundieron
es que ciertamente vos venías.

Yo te esperé todos los siglos
sin desesperación y sin disgusto,
y morí de infinitas muertes
guardando siempre el mismo rostro.

Cuando las olas te llevaron
mis ojos, entre aguas y arenas,
cegaron como los de las estatuas
a todo lo que les es ajenas.

Mis manos se detuvieron en el aire,
se endurecieron, con el viento,
perdieron el color que tenían,
y el recuerdo del movimiento.

Y la sonrisa que yo te llevaba,
se desprendió y cayó de mí:
solo tal vez ella aún viva
dentro de estas aguas sin fin.

Cecilia Meireles, poetisa, profesora y periodista brasileña. (1901-1964)

Motivo

cecilia Meireles
Imagen de la poeta

Yo canto porque existe el instante
y mi vida está completa.
No soy alegre ni soy triste:
soy poeta.

Hermano de las cosas huidizas,
no siento gozo ni tormento.
Atravieso noches y días
en el viento.

Si desmorono o si edifico,
si permanezco o deshago,
-no sé, no sé. No sé si quedo
o paso.

Sé que canto. Y la canción es todo.
Tiene sangre eterna el ala rimada.
Y un día sé que estaré mudo:
-Nada más.

 Cecília Meireles nació el 7 de noviembre de 1901 en Río de Janeiro (Brasil) y falleció en la misma ciudad el 9 de noviembre de 1964; se desempeñó como periodista, poetisa y educadora y fue madre de la reconocida actriz María Fernanda Meireles.
Uno de los hechos que más marcaron la vida de Cecília y posiblemente el más decisivo para que se decantara como escritora fue el fallecimiento de sus padres siendo ella pequeña, hecho tras el cual estuvo a cargo de una de sus abuelas. Al poco tiempo ya escribía poesía; sus primeros versos datan de cuando contaba con 9 años de edad.
Publicó su primer poemario a los 18 años, un libro que, por su gran amplitud en lo que a corrientes literarias se refiere, fue considerado “atemporal”. Ha recibido innumerables premios y condecoraciones por su obra, en la cual puede percibirse una fuerte influencia del Modernismo Brasileño.
Colaboró con importantes periódicos en cuestiones educativas y escribió libros para niños, que se volvieron muy populares en su tierra. A su vez fue la fundadora de la Primera Biblioteca Infantil de Río de Janeiro.
Cuando falleció, fue velada con los mayores honores y se le dio su nombre a numerosas escuelas y bibliotecas, no sólo de Brasil sino también de otros países, como Chile.

La vida es sueño

christian Schloe hojas rojas mujer
Obra de Christian Schloe

Los ojos andan de día en día
Las princesas posan de rama en rama
Como la sangre de los enanos
Que cae igual que todas sobre las hojas
Cuando llega su hora de noche en noche

Las hojas muertas quieren hablar
Son gemelas de voz dolorida
Son la sangre de las princesas
Y los ojos de rama en rama
Que caen igual que los astros viejos
Con las alas rotas como corbatas

La sangre cae de rama en rama
De ojo en ojo y de voz en voz
La sangre cae como corbatas
No puede huir saltando como los enanos
Cuando las princesas pasan
Hacia sus astros doloridos

Como las alas de las hojas
Como los ojos de las olas
Como las hojas de los ojos
Como las olas de las alas

Las horas caen de minuto en minuto
Como la sangre
Que quiere hablar

Vicente Huidobro, poeta chileno (1893-1948), Iniciador y exponente del movimiento estético denominado creacionismo, es considerado uno de los más destacados poetas chilenos, junto con Gabriela Mistral, Pablo Neruda, y Pablo de Rokha.

Cosas que no tendremos

Emilia Wilk 1
Obra de Emilia Wilk

Cosas que no tendremos:

Las mañanas de abril largas de amor y sueño.
Las tardes de noviembre con lluvia interminable.
Las noches del verano tercamente estrelladas.
Todas las madrugadas dulcísimas de otoño.

Cosas que me he perdido:

No sabré del sabor de tu boca dormida.
No acunaré a tus hijos. No beberé tu vino.
No lloraré contigo viendo ningún ocaso.
No me amanecerá tu vientre entre las sábanas.

Tengo todo un tesoro de lagunas y ausencias,
un muestrario completo de páginas en blanco.

De “Alcoba del agua” 2002

Josefa Parra, poeta nacida en Jerez de la Frontera en 1965

PLUMA SOBRE PIEL

Carrie Vielle
Obra de Carrie Vielle

En esta tarde
recién iniciada
no era mi intención escribir,
ni tan siquiera leer,
pero al ver la arquitectura
curvilínea de tus labios
sobre el asiento forrado
de tela, sólo me apetece
sumirme en los sillones
profundos,
adormecerme en tus
suaves brazos de lana.

Ceñida,
la falda azul de seda
sobre mi piel, queda
privada de movilidad
mi silueta al contacto
con tus lanas.
Mis ojos salpicados
de copos dorados
con delicados hoyuelos
de sombra, titilaban
sobre el color de tus ojos.

Saboreo despacio
y enteramente
las delicias del abandono,
se tensan las piernas,
laten los labios,
que se van cargando
de sangre.
Despacio,
muy despacio,
mi mano resbala
por tu vientre,
rodeado de penumbra.

Tapo mi cuerpo
con una manta de cachemira
porque yo no quería escribir,
ni tan siquiera leer,
pero lo hice sobre tu cuerpo.

© Rafi Guerra, poeta cordobesa 1965

Buenos días, tristeza

Mara Light
Obra de Mara Light

A veces llega la tristeza. Trae
las alas suaves de conformidades,
los ojos bajos y la piel desnuda,
y parece tan fácil entregarse,
despojarse, poner bajo sus plantas
el reino, los poderes y las armas,
el amor sobre todo, y esos últimos
retales que nos quedan de alegría.
A veces gana la tristeza; entonces,
qué lujo de matices su victoria,
qué fasto de sus grises y sus pardos
ocupándolo todo.
Buenos días,
-he de decir-, tristeza, aquí me tienes.

De “Alcoba del agua” 2002

Josefa Parra, poeta española nacida en Jerez de la Frontera en 1965