EN NOMBRE DE OTRA COSA

agustin millares sall
en la imagen el poeta Agustín Millares Sall

No dije nada en nombre de la historia.
Tenía que hablar en nombre de otra cosa.
Por ejemplo,
de un árbol sin cabeza,
de un bolsillo sin agenda de notas,
de un bosque sin maleza,
de un aire sin palomas,
de un instrumento musical sin notas.
De algo que ha estado siempre
haciendo mella en la vida de hombre
y que este se traga y nunca nombra.

Bien valía la pena
revolver en las sombras
para hallar el sonido de la cuerda,
remover las cenizas de una hoguera,
escarbar en la papelera
y en el estiércol.

Hacer sonar la hora,
hacer andar una sandalia rota,
un zapato acribillado por los dedos.

Podrido estaba el fruto en la corteza
y en el hoyo abonado de la tierra.

Tenía que hablar en nombre de otra cosa.

Agustín Millares Sall (Las Palmas de Gran Canaria, 1917 − 1989) fue un poeta canario próximo a las corrientes de la llamada poesía social o poesía realista. Junto a sus compañeros de Antología Cercada se le considera precursor de dichas tendencias literarias, surgidas tras la Segunda Guerra Mundial.

Anuncios

Tu nombre sin letras

jose royo
Obra de Jose Royo

No sé decir adiós, no me enseñaron
no sé agitar la mano en los andenes.
Es mejor esperar, que dé la vuelta
ese tren que se va
que se disuelve, en un cambio de vías imposible.

Si tienes que marchar, que no me entere,
que un amigo no es algo recambiable.
Dónde queda tu timbre y su liturgia,
dónde queda tu nombre ya sin letras,
y qué haré yo
tiritando sin tu hombro.

Ya conoces mi esquina solitaria,
allí estaré
sujetando mis paredes;
escucharé por tí, ese chelo de los años
que suena por las tardes.

Y tendrás que volver
contra el olvido.

No sé decir adiós,
ya ves qué fallo.

del poemario Ático para dos

Blanca Sarasua Muñoz (Bilbao, 2 de noviembre de 1939), es una escritora y poeta española. Comenzó a escribir a los cuarenta años, mientras acompañaba a su marido, el pintor Ignacio Ipiña.​ Publicó su primer libro, Cuando las horas son fuego, con 44 años, y lo presentó de la mano de Ramiro Pinilla, uno de sus maestros, junto con Bernardo Arrizabalaga.​

Amante de la música, su libro Música de Aldaba coge el título de una anécdota sobre Beethoven y cómo surgió la Quinta sinfonía.​ Ha colaborado en revistas literarias como Zurgai,​ Albor (editada por la Academia Castellano y Leonesa de la Poesía), Amilamia, Alborada, y periódicos como El Correo o el Diario de Ávila, entre otros.

Va a llegar de pronto alguien…

francine-van-hove-132-e1518349799746
obra de Francine Van Hope

VA a llegar de pronto alguien.
Verás que todos los días hago
casi lo mismo.
Verás que cada día es un día distinto…
Verás que siempre espero algo.
Verás que silenciosamente
el tiempo pasa buscando con paciencia
Tiempo otra vez.

Verás otras cosas,
entendiendo quizá
que tratar de existir
es casi ya existir de verdad.
No te marcharás porque antes
tendrás que fundirte conmigo
en un momento inevitable.
Luego,
otro instante te dirá
que los seres como yo,
son cien mundos distintos,
almas voladoras que tampoco
viven en las cosas preconcebidas.

Creación constante en el tiempo.
Un pequeño drama
que de pronto desaparece,
borrándose en la magia
de la muerte.

(La Isla y otros Poemas.)

Blanca Calparsoro, poeta vasca, nacida en Tolosa (Gipuzkoa) en 1936. Ha residido en diversas ciudades, como San Sebastián, Madrid, París y Roma.

Sus poemas, siempre en busca de las formas de vanguardia, han aparecido en distintas revistas españolas y extranjeras, Kantil entre otras. En 1965 colaboró junto a Pierre Garnier en Les Lettres y en una antología de poesía espacialista, publicada por la prestigiosa editorial francesa Gallimard. Pronto da a conocer un nuevo poemario, La isla y otros poemas (Madrid, Fermín Uriarte Editor, 1967), ilustrado con dibujos de la artista vasca Esther Ferrer. Durante un tiempo, realizó collages con el grupo de poesía espacialista Zaj (Madrid, 1969). Posteriormente, ha dado a conocer otros poemarios, como El vacío y las horas (San Sebastián, Hordago, 1981), Momentos (Ídem, 1985) y Yacer en lo hondo (Madrid, Torremozas, 2000). En 1988 colaboró en Mujeres y Literatura de San Sebastián.

Está incluida en la antología Poetas Vascas = Emakume olerkariak (Madrid, Torremozas, 1990), realizada por Julia Otxoa. Sus poemas aparecen a su vez en la Antología poética Los 23 (San Sebastián, Hordago, 1981, y en la antología recopilada por Arantza Fernández Iglesias titulada Once poetas para trescientos lectores (Mujeres poetas en el País Vasco) (2002).

separador blog

Bapatean, higan norbait izatera helduko haiz,
ikusiko dun egunero
gauza bera egiten dudala kasik.
Ikusiko dun egun bakoitza egun deberdina dela…
ikusiko dun beti zerbaiten zai bizi naizela.
Ikusiko dun isiltasunik isilenean
denbora pasa egiten dela, eraman haundiz
berriz ere denbora bila.

Beste gauzarik ere ikusiko dun,
esistitezn saiatzea
kasik benaz esistitzea dela
entelegatuz, behar bada.
Ez dun aldeginen, ze aldez aurretik
niregan urtu beharko baitun
ebita ezinezko une batez.
Gero,
beste une batek esanen din
ni bezalako izakiak
hamaika mundu desberdin direla
aldez aurretik sortutako gauzetan ere
bizi ez diren arima hegalariak direla.

Etengabeko sortzea denboraren baitan.
Drama ttiki bat
bapatean desegiten dena
heriotzaren mirarian ezkutatuz.

Blanca Calparsoro

No vale

Agnieszka Wencka
obra de Agnieszka Wencka

Te digo que no vale
meter el sueño azul bajo las sábanas,
pasar de largo, no saber nada,
hacer la vista gorda a lo que pasa,
guardar la sed de estrellas bajo llave.
Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que la pasión confiese: aquí no hay
sangre.
Te digo que no vale
que el gris siempre se salga con la suya,
que el negro se desmande
y diga “cruz y raya” al júbilo del aire.
Vuelvo a la carga y te digo: aquí no cabe
esconder la cabeza bajo el ala,
decir “no sabía”, “estoy al margen”,
”vivo en mi torre, sólo y no sé nada”.
Te digo y te repito que no vale.

Agustín Millares Sall (Las Palmas de Gran Canaria, 1917 − 1989) fue un poeta canario próximo a las corrientes de la llamada poesía social o poesía realista. Junto a sus compañeros de Antología Cercada se le considera precursor de dichas tendencias literarias, surgidas tras la Segunda Guerra Mundial.

Primavera del agua

omar ortizDunas
Obra de Omar Ortíz

Tinieblas es la luz donde hay luz sola

Unamuno

Sólo te pido el sueño indispensable
para tener confianza en mis sentidos,
para saber que escucho, siento, veo.

Eres ya mi costumbre ante la muerte,
la alegre duración de mi esperanza,
la gracia donde tengo nacimiento,

la tierra prometida, la presencia,
del corazón donde la sangre amante
ya es un pájaro ciego y sin memoria.

todo será en tu encuentro: la alegría
donde el amor la soledad inventa
y alumbra al corazón su misma llama,

la gloria triste de la carne joven
y el mirar donde doblan las campanas
del alba en movimiento de tu forma.

Sólo te pido el sueño indispensable:
la caricia del agua es sirena,
la caridad dio nacimiento al mito.

¿Quién ha dado a tu piel su desconsuelo?,
¿su mínimo temblor desesperado?
¿Quién asombró el perfil de la azucena?

Yo he visto el mar desnudo como un niño,
en tus ojos la noche y en el cielo
la luna con sus hijas de la mano.

¡Ven!, junto al sol que dorará las mieses
está la luz donde nacimos juntos
y el lirio anunciador de la alegría.

¡Ay tu soñada encarnación morena
primavera del agua, Abril, mar junto,
mar unido y sin fin!

Ya en tu abandono
la sangre es el misterio revelado
y el tiempo, tierra al fin, levanta el muro
¡qué limpia certidumbre, qué tranquila

seguridad tu advenimiento ofrece!
¡Qué reclinada comprensión del mundo!
¡Todo a tus pies en raudo sobresalto!

Luis Rosales Camacho (Granada, 31 de mayo de 1910-Madrid, 24 de octubre de 1992) fue un poeta y ensayista español de la generación de 1936. Miembro de la Real Academia Española y de la Hispanic Society of America desde 1962, obtuvo el Premio Cervantes en 1982 por el conjunto de su obra literaria.​

¡Como quisiera ser tus pequeñas cosas!

Pino Ojeda
en la imagen la poeta Pino Ojeda

¡Como quisiera ser tus pequeñas cosas!
El aire que te roza y te acaricia.
El polvo que te sigue y se te posa.
El agua que desciende y te penetra.
La ropa que te cubre y te ausenta
la carne fuerte y olorosa.
El cuello que rodea tu garganta,
Yo quisiera ser.
Y quisiera ser tus manos, tus pies.
Pisar donde pisas y tocar lo que tocas.
Ser color y sentarme en tus pupilas.
Ser agua y verterme en tu boca.
Ser luz y en las mañanas
abrir mis dos ventanas
para que a la vida tú te asomes.
¡Ay, cómo quisiera ser para ti la nada
y poderte ofrecer el más allá!

Pino Ojeda, Las Palmas de Gran Canaria, 1916 – 2002, escritora española, que abarcó el campo de la novela, el teatro y la poesía.

Canción de la noche sola

tatyana ilieva111
Obra de Tatyana Ilieva

Fue mía una noche. Llegó de repente,
y huyó como el viento, repentinamente.
Alumna curiosa que aprendió el placer,
fue mía una noche. No la he vuelto a ver.
Fue la noche sola de una sola estrella.

Si miro las nubes, después pienso en ella.
Mi amor no la busca; mi amor no la llama;
la flor desprendida no vuelve a la rama,
y las ilusiones son como un espejo
que cuando se empaña pierde su reflejo.

Fue mía una noche, locamente mía:
me quema los labios su sed todavía.
Bella como pocas, nunca fue más bella
que soñando el sueño de la noche aquella.

Su amor de una noche sigue siendo mío:
la corriente pasa, pero queda el río;
y si ella es la estrella de una noche sola,
yo he sido en su playa la primera ola.

Amor de una noche que ignoró el hastío.
Somos las distantes orillas de un río,
entre las que cruza la corriente clara,
y el agua las une, pero las separa.

Amor de una noche: si vuelves un día,
ya no he de sentirte tan loca y tan mía.
Más que la tortura de una herida abierta,
mi amor ama el viento que cierra una puerta.

El amor florece tierra movediza,
y es ley de la llama trocarse en cenizas.
El amor que vuelve, siempre vuelve en vano,
así como un ciego que tiende la mano.
Amor de una noche sin amanecer:
¡acaso prefiero no volverte a ver!

José Ángel Buesa, poeta cubano, 1910-1982. Se le ha llamado el “poeta enamorado”. Ha sido considerado como el más popular de los poetas en la Cuba de su época. Su popularidad se debía en gran parte a la claridad y profunda sensibilidad de su obra. Muchos de sus poemas han sido traducidos al inglés, portugués, ruso, polaco, japonés y chino. Otros muchos han sido musicalizados o recitados en unos 40 discos de larga duración. Fue también novelista y escritor de libretos para la radio (novelas radiofónicas) y la televisión cubana, también fue director de célebres programas radiales en las estaciones RHC-Cadena Azul y CMQ, ya inexistentes.

Amamos porque sí, sencillamente

Amamos porque sí, sencillamente
porque sí, sin saberlo,
como cuando la espiga se levanta,
como la lluvia cuando está cayendo,
como el viento que pasa y no lo sabe
y sin embargo, pasa y es el viento.

Amamos porque sí, sencillamente
porque sí, sin razón y sin remedio,
como se seca un pozo,
como se empaña a veces un espejo,
como una fecha que cambió de día
o un nombre que olvidamos en un sueño.

Amamos porque sí, sencillamente
y no importa en qué tiempo,
si en un amanecer de primavera
o en un lento crepúsculo de invierno,
pues si el árbol lozano da más flores
son más dulces los frutos de los árboles viejos.

Amamos porque sí, sencillamente
por un porqué fatal que no sabemos,
como el traje de luto para un niño
o como las estrellas para un ciego,
como van hacia abajo las raíces
y hacia arriba las ramas
con las hojas por dentro.

Amamos porque sí, sencillamente
porque sí, porque es cierto,
como un anochecer al mediodía,
como una llamarada sobre el hielo,
como resucitar estando vivos
sólo para morir sin haber muerto.

Amamos porque sí, sencillamente.
Sencillamente, como pasa el viento …

José Ángel Buesa, poeta cubano, 1910-1982. Se le ha llamado el “poeta enamorado”. Ha sido considerado como el más popular de los poetas en la Cuba de su época. Su popularidad se debía en gran parte a la claridad y profunda sensibilidad de su obra. Muchos de sus poemas han sido traducidos al inglés, portugués, ruso, polaco, japonés y chino. Otros muchos han sido musicalizados o recitados en unos 40 discos de larga duración. Fue también novelista y escritor de libretos para la radio (novelas radiofónicas) y la televisión cubana, también fue director de célebres programas radiales en las estaciones RHC-Cadena Azul y CMQ, ya inexistentes.

Nuevas nupcias de Ceres

cardo azul
Cardo azul, fotografía de María J. Leza

 

Regresas en primavera sobre tus huellas antiguas
entre guijarros y arenas, donde a veces florece el cardo azul.
En tu imparable búsqueda a través de ríos y bosques,
una mañana vislumbras entre la niebla
retazos de ese misterioso laberinto, la vida.
Cuando crees poder gobernar alguno de sus reinos oscuros,
a medida que se aclara la visión,
es más nítido el rol de súbdito
bajo la tiranía de la resta:
rostros, años, sueños, piel…
Mas con esta luz nueva se embellecen los árboles y el mar;
incluso la tormenta: su rayo incendia las olas de la noche.
Resulta más leve anegarse bajo su manto
en un abrazo de amor.
Reina ahora de una tierra sumergida.

Carmen Bereciartúa, poeta, profesora y actriz vizcaína nacida en Bilbao. Estudió historia y música en su ciudad natal, ampliando estudios en Italia.

Autora de Viajero del aire (1988), Sombra (1989), Arquitectura azul prefabricada (1990), Bocetos de una acrópolis sitiada (1991), Realidad oblicua (1998) y Líneas de fuerza y fuga (2001), entre otros poemarios.

Compagina la enseñanza con el teatro y la realización de recitales poéticos. Ha colaborado como actriz en producciones del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (Ministerio de Cultura), de Radio Clásica (Radio Nacional de España), del Festival Internacional de Alicante. En 1998, tras una larga trayectoria como recitadora, funda “Orphenica Lyra”, agrupación con la que realiza numerosos recitales poético-musicales en diferentes escenarios vascos. Es colaboradora de “Zurgai”, entre otras publicaciones.

Ayer

lillacabotperry
Obra de Lilla Cabot Perry

Ayer fue un día sin nombre,
un día más a secas.
Resbalaron las horas con inseguro paso
hacia adelante,
respirando de incógnito,
sin pulso apenas.
no hubo tarascadas de mal gusto,
ni una música nueva.

Se fue por fin el día
sin ocupar un sitio en el espacio.
Nadie lo reclamó como algo propio:
paranoia de luces sin aroma, ante su discoteca.
Por fin la noche y su marea alta,
mojando los enseres de la tierra.

Luego ha vuelto la luz marcando esquinas,
tal como es, sin trampas, a cara descubierta.

Esta vez no se arrastra.
Esta vez, cuando suba la mañana,
me encontrará en su quicio
trasvasándome.

Será un día con fecha.

Blanca Sarasua Muñoz (Bilbao, 2 de noviembre de 1939), es una escritora y poeta española. Comenzó a escribir a los cuarenta años, mientras acompañaba a su marido, el pintor Ignacio Ipiña.​ Publicó su primer libro, Cuando las horas son fuego, con 44 años, y lo presentó de la mano de Ramiro Pinilla, uno de sus maestros, junto con Bernardo Arrizabalaga.​

Amante de la música, su libro Música de Aldaba coge el título de una anécdota sobre Beethoven y cómo surgió la Quinta sinfonía.​ Ha colaborado en revistas literarias como Zurgai,​ Albor (editada por la Academia Castellano y Leonesa de la Poesía), Amilamia, Alborada, y periódicos como El Correo o el Diario de Ávila, entre otros.