Tu nombre sin letras

jose royo
Obra de Jose Royo

No sé decir adiós, no me enseñaron
no sé agitar la mano en los andenes.
Es mejor esperar, que dé la vuelta
ese tren que se va
que se disuelve, en un cambio de vías imposible.

Si tienes que marchar, que no me entere,
que un amigo no es algo recambiable.
Dónde queda tu timbre y su liturgia,
dónde queda tu nombre ya sin letras,
y qué haré yo
tiritando sin tu hombro.

Ya conoces mi esquina solitaria,
allí estaré
sujetando mis paredes;
escucharé por tí, ese chelo de los años
que suena por las tardes.

Y tendrás que volver
contra el olvido.

No sé decir adiós,
ya ves qué fallo.

del poemario Ático para dos

Blanca Sarasua Muñoz (Bilbao, 2 de noviembre de 1939), es una escritora y poeta española. Comenzó a escribir a los cuarenta años, mientras acompañaba a su marido, el pintor Ignacio Ipiña.​ Publicó su primer libro, Cuando las horas son fuego, con 44 años, y lo presentó de la mano de Ramiro Pinilla, uno de sus maestros, junto con Bernardo Arrizabalaga.​

Amante de la música, su libro Música de Aldaba coge el título de una anécdota sobre Beethoven y cómo surgió la Quinta sinfonía.​ Ha colaborado en revistas literarias como Zurgai,​ Albor (editada por la Academia Castellano y Leonesa de la Poesía), Amilamia, Alborada, y periódicos como El Correo o el Diario de Ávila, entre otros.

Va a llegar de pronto alguien…

francine-van-hove-132-e1518349799746
obra de Francine Van Hope

VA a llegar de pronto alguien.
Verás que todos los días hago
casi lo mismo.
Verás que cada día es un día distinto…
Verás que siempre espero algo.
Verás que silenciosamente
el tiempo pasa buscando con paciencia
Tiempo otra vez.

Verás otras cosas,
entendiendo quizá
que tratar de existir
es casi ya existir de verdad.
No te marcharás porque antes
tendrás que fundirte conmigo
en un momento inevitable.
Luego,
otro instante te dirá
que los seres como yo,
son cien mundos distintos,
almas voladoras que tampoco
viven en las cosas preconcebidas.

Creación constante en el tiempo.
Un pequeño drama
que de pronto desaparece,
borrándose en la magia
de la muerte.

(La Isla y otros Poemas.)

Blanca Calparsoro, poeta vasca, nacida en Tolosa (Gipuzkoa) en 1936. Ha residido en diversas ciudades, como San Sebastián, Madrid, París y Roma.

Sus poemas, siempre en busca de las formas de vanguardia, han aparecido en distintas revistas españolas y extranjeras, Kantil entre otras. En 1965 colaboró junto a Pierre Garnier en Les Lettres y en una antología de poesía espacialista, publicada por la prestigiosa editorial francesa Gallimard. Pronto da a conocer un nuevo poemario, La isla y otros poemas (Madrid, Fermín Uriarte Editor, 1967), ilustrado con dibujos de la artista vasca Esther Ferrer. Durante un tiempo, realizó collages con el grupo de poesía espacialista Zaj (Madrid, 1969). Posteriormente, ha dado a conocer otros poemarios, como El vacío y las horas (San Sebastián, Hordago, 1981), Momentos (Ídem, 1985) y Yacer en lo hondo (Madrid, Torremozas, 2000). En 1988 colaboró en Mujeres y Literatura de San Sebastián.

Está incluida en la antología Poetas Vascas = Emakume olerkariak (Madrid, Torremozas, 1990), realizada por Julia Otxoa. Sus poemas aparecen a su vez en la Antología poética Los 23 (San Sebastián, Hordago, 1981, y en la antología recopilada por Arantza Fernández Iglesias titulada Once poetas para trescientos lectores (Mujeres poetas en el País Vasco) (2002).

separador blog

Bapatean, higan norbait izatera helduko haiz,
ikusiko dun egunero
gauza bera egiten dudala kasik.
Ikusiko dun egun bakoitza egun deberdina dela…
ikusiko dun beti zerbaiten zai bizi naizela.
Ikusiko dun isiltasunik isilenean
denbora pasa egiten dela, eraman haundiz
berriz ere denbora bila.

Beste gauzarik ere ikusiko dun,
esistitezn saiatzea
kasik benaz esistitzea dela
entelegatuz, behar bada.
Ez dun aldeginen, ze aldez aurretik
niregan urtu beharko baitun
ebita ezinezko une batez.
Gero,
beste une batek esanen din
ni bezalako izakiak
hamaika mundu desberdin direla
aldez aurretik sortutako gauzetan ere
bizi ez diren arima hegalariak direla.

Etengabeko sortzea denboraren baitan.
Drama ttiki bat
bapatean desegiten dena
heriotzaren mirarian ezkutatuz.

Blanca Calparsoro