Lo llovido

lloviendo

Sigue lloviendo lo llovido.
La lluvia enjuaga el olvido,
muestra las arterias del cielo,
libera acentos,
me buscan, y los busco,
huelen a gris antiguo,
calan hondo.
Hay un soplo de melancolía
en las calles,
una herida esculpiendo palabras
en las nubes,
que atrapa el pulso y te nombra.
Sigue lloviendo, aunque no llueva.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona , 1961

Anuncios