Entrar en el silencio

Entrar en el silencio, como quien
se ha perdido en la vida y se ha olvidado
de cuanto le importaba y era suyo.
Y de pronto, en su frente,
el leve toque apenas perceptible
de una mano amorosa – casi un soplo
de no sabemos dónde -lo rescata
de hurtos y desamparo de los días:
tanto dolor que silba por los huesos,
igual que el viento aquel
en las noches más solas de la infancia,
tantas lágrimas turbias.
Al fin, hoy,
se despierta ya dentro de esta luz:
es el silencio. Y mira, y oye, y sabe
-resurgido de sí desde el origen-
que todo está empezando.

Eloy Sánchez Rosillo, poeta español nacido en Murcia en 1948