Puedo tener un niño ajeno…

Puedo tener un niño ajeno entre mis brazos
y temblar por su vida como si fuera mío
y besar largamente sus mejillas y hacerme
canción de otra esperanza, rumor de sus latidos.

Puedo besar las manos de una amiga y sentirla
apretada a mi cuerpo y en su cuerpo encendido
sorprender un rumor de soledad sin lágrimas
y un candor que se muestra con sencillez de río.

Y en la noche, en el alba, y en la siesta tranquila
buscar esa palabra y esa paz que un amigo
tan sólo puede darme, y apoyarme en su pecho,
y reír, o callarnos bajo el tiempo tranquilo.

Si lamento lo mucho que la vida me ha dado
y, por su propia ley, se ha llevado consigo,
¿cómo no he de temblar cuando abrazo otro cuerpo,
si yo mismo me siento entre otros brazos niño?

Antonio Carvajal Milena (Albolote, Granada, 1943), poeta y profesor titular de métrica en la Universidad de Granada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s