El pianista

Recuerdo sus largos dedos desatados
sobre las teclas negras y blancas.

Se diría que la puerta fue la mirada
con la señal de abundancia.

Se diría que fue el abrazo acuñado con lentos
besos ensartados en la nuca, en las sienes,

resbalando, imitando al aceite,
precipitándose, imitando al agua.

Recuerdo sus dedos pulsando invisibles
la arborescencia abstracta entre mis muslos,

rasgueando el acertijo sinfónico de la sangre,
el cuerpo encrespado en racimo.

Llamaríamos puerta a esa noche única
pero era solo el cobertizo.

Puerta fue la pérdida de los límites,
el desgajamiento, la vacuidad del rayo.

Ángela García (Medellín, 1957) es poeta y traductora. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Antioquia y fue cofundadora del Festival Internacional de Poesía en Medellín. Actualmente vive en Suecia. Algunos de sus libros de poemas son Entre leño y llama (1993), Rostro de agua (1997), Farallón constelado (2003), De la fugacidad (2005), Veinte grados de latitud en tres horas (2006), Todo lo que amo nace continuamente (2010), Retablos del movimiento (2013) y Apuntes para el ejecutante (2014).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s