Delta del Ebro

Tendidos sobre el mar están mis días,
sin refugio posible, al descubierto,
a merced de las olas y las aves,
en espejo de nubes reflejados.
Tendida sobre el mar está mi muerte,
en constante deriva, aunque conozca
el modo de llegar hasta mi puerto,
aunque un faro recóndito la guíe.
Sobre el mar un deseo cristaliza,
se calma algún temblor entre la espuma,
y el viento del amor roza mi carne
hasta pulirla triste y lentamente.
Delta soy por la gracia de las aguas;
su sal y su dulzura me recubren.
Tendido sobre el mar, como otro cielo,
mi corazón a solas, desterrado.

… … …

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s