Llamada viva

Ponerse al margen
asistir a un pan
cantar un himno

menoscabarse en vano
abrogar voluntades
refrendar cataclismos

acompañar la soledad
no negarse a las quimeras
remansarse en el tomado

ir de lo ceñido a lo vasto
desde lo opaco a la centella
de comisión al sueño libre

ofrecerse a lo parco del día
si morir una hora tras otra
volver a comenzar cada noche

volar de lo distinto a lo idéntico
admirar miradores y sótanos
infligirse penarse concernirse

estar en busca de alma diferida
preparar un milagro entre la sombra
y llamar vida a lo que sabe a muerte.

De «Reducción del infinito» 2002

Ida Vitale, (Montevideo, 2 de noviembre de 1923), poeta, traductora, ensayista, profesora y crítica literaria uruguaya miembro del movimiento artístico denominado «Generación del 45» y representante de la poesía «esencialista».

Permanencia

Fotografía de María J. Leza ©

Ahora vivo en el sendero del silencio.
Todos esos árboles que caminaban en fila
se han agachado a observarme.
A todos hablo entonces de las heridas en las
migraciones, de los hielos continentales,
de los poemas inaccesibles, de los triunfos en las
batallas del odio, del dolor en las manos,
de las rosas amarillas, de la más dulce suavidad,
del pálido rojo de su boca, de sus caricias como nubes
blancas, de su cuerpo, esa playa en la que me refugio,
de sus brazos, la extensión de todos los vientos apretando,
del profundo color que evapora mi alma, de sus
besos de agua y pluma.
Después de todo el estupor, los árboles vuelven
a sus jardines y yo cohabito mi silencio
que no es más que otra forma de expresarte,
de permanencia en ti.

Juan Ramón Madariaga (Bilbao 1962), Se licenció en Filología Vasca y realizó los estudios de doctorado en ese mismo campo en la Universidad de Deusto, donde fue profesor durante años. Comparte su pasión por la literatura con la pasión por el monte. Es alpinista, escalador y montañero.