Décimas contra la depresión

Cuando uno está deprimido
Piensa que todo se hunde.
La soledad lo confunde:
El silencio huele a ruido.
En las penumbras, hundido,
Un segundo se eterniza.
Llovizna polvo y ceniza.
Hay azufre en el café.
Y todo el cuerpo es un pie
en arena movediza.

Al llegar, la depresión
cierra puertas y ventanas.
Doblan todas las campanas
menos las del corazón.
Pero nos queda la opción
De confiar en uno mismo.
De inocular optimismo
Pensando en cosas mejores.
Sembrar de Luces y Flores
Lo que parece un abismo.

Porque del hueco se sale.
Del pozo ciego también.
Cada cuál es cada quién,
Y el Olvido no nos vale.
Que el dolor no nos iguale.
Que no nos mate ni ciegue.
Que la tristeza no juegue
A ganarnos la partida.
Lo único inmenso es la Vida,
Aunque la muerte lo niegue.

Bebe. Canta. Juega. Vive.
Sueña. Ríe. Salta. Crece.
Sal de hueco. Reaparece.
Corre. Grita. Suda. Escribe.
Habla. Cocina. Revive.
Dúchate. Píntate. Sal.
Nunca olvides que al final
Solo una vez se está vivo.
¡La vida es un buen motivo
Para no pasarla mal!

Todo el mundo alguna vez
Pasa por un pozo ciego.
Pero todo el mundo luego
Se hace luz y lucidez.
¡Te espero en la nitidez
Y en la palabra encendida!
Tras la fase deprimida
Destierra la depresión.
Escucha a tu corazón.
¡Te esperamos en la vida!

Alexis Díaz-Pimienta, nació en La Habana, Cuba, en el año 1966. Es escritor, repentista, investigador y docente. Director de la Cátedra Experimental de Poesía Improvisada, y Sub-director del Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado (CIDVI), ambas con sede en La Habana, Cuba. Cultiva casi todos los géneros literarios (Novela, cuento, poesía, enyayo, literatura para niños), y su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, farsi (lengua autóctona iraní), árabe, búlgaro y alemán, en antologías y revistas.

Canción

Obra de Francisco Sanchis Cortés

¡De que callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera !
¡Yo, muriendo!
Y de que modo sutil
me derramo en la camisa
todas las flores de abril
¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
¡No soy tanto!
En cambio, ¡Qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!
De que callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera
¡Yo, muriendo!

— — —

Nicolás Guillén, Cuba 1902-1989. Escritor cubano, considerado por su obra como Poeta Nacional. Fundador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Su poesía se considera la más plena expresión de las más legítimas y revolucionarias aspiraciones populares en el período histórico en que se produce. Introdujo el tema negro en la poesía en lengua española. Su obra ha sido traducida a muchos idiomas y ha merecido comentarios elogiosos y estudios de destacadas personalidades de las letras contemporáneas porque ha sabido interpretar a plenitud el espíritu de lucha de los seres humanos, y su esperanza de conquistar una sociedad mejor.

El despertar de Han Solo

Desdibujas las rutas
obligadas de los mapas
y te inventas atajos
en un laberinto
de dientes afilados
y de bocas inmensas
con piel de meteorito.

El tiempo en una nave
se transforma en kilómetros
y la vejez no existe,
solo el trazo impreciso
de la vida
recorriendo galaxias.

Han puesto precio a tu cabeza
pero a ti no te importa,
los besos de princesa
te sacarán del fondo venenoso
de un mal sueño.

El espacio vestido de abandono
se parece al desierto
de una orfandad amarga
que siempre has masticado.

Cada lugar que habitas
se llena de promesas
y el Halcón Milenario
es una alfombra mágica
que busca en el ocaso
los surcos que dejaron
las risas de los niños
que juegan a imitarte.

Despertarás, Han Solo,
convertido en un hombre diminuto
en un mundo de gigantes,
sin un mar ni una balsa
donde poder ser náufrago mil veces.

Despertarás envuelto
en un plástico duro
como el caparazón de los insectos
y sentirás unas manos inmensas
moviéndote los brazos y las piernas.

Los besos de princesa
son saliva de niño
escupiendo disparos
de tu pistola láser.

Contrabandista
de granos de arroz y de lentejas,
despertarás con ganas
de quedarte dormido para siempre
pero tendrás que conformarte
con el abismo de las noches
enterrado debajo de una almohada.


Ana Merino (Madrid, 1971) es profesora de escritura creativa y estudios hispánicos en la Universidad de Iowa (Estados Unidos). Ha publicado cinco libros de poesía, Preparativos para un viaje (Rialp, 1995), Los días gemelos (Visor, 1997), La voz de los relojes (Visor 2000), Juegos de niños (Visor, 2003), Compañera de celda (Visor, 2006) y Curación, (Visor, 2010). Ha ganado los premios Adonais y Fray Luis de León de poesía, y el premio Diario de Avisos por sus artículos sobre cómics para la revista literaria.

Que vengan

Obra del artista Banksy

Que vengan,
todos, de a uno, de a dos
me da igual,
pero que vengan…
Que vengan los milicos,
los dictadores,
los demoledores de ideologías,
los conspiradores contra besos,
los incrédulos,
los apóstatas de la vida…
Que vengan todos,
con sus pastillas,
sus religiones,
sus versiones,
sus discursos,
sus gritos,
sus señas,
sus bigotes,
sus botas,
sus legiones,
sus apellidos…
Que vengan todos
a mirarme,
a mentirme
a decirme que la poesía no sirve,
no es buena,
no es fuerte,
no es invencible…
Que vengan todos a desmentirme,
a desvestirme
o a hacerme llorar…
Que vengan con sus fusiles,
sus cuchillos,
sus agujas
a gritarme en el corazón
que la poesía no es pertinente…
¿Qué saben?
Acaso, ¿Qué saben?
Que vengan,
total, para entonces
yo seré libre
y estaré viva
caprichosamente
abrazando el cielo
que ellos nunca podrán tocar.

Los peldaños de la Inercia. 2019

Ángela Acero Rodríguez (Diciembre, 1981, Bogotá). Profesional en Filosofía. Creció con la generación de la música en cassettes, el rock alternativo y los libros para bolsillos citadinos. Tiene una fascinación por los gatos, las metáforas, los árboles y el chocolate; colecciona paisajes detenidos en postales, hace música y fotografía. Tiene cuatro publicaciones de poesía: «Manecillas en estado alterado» (2013), «Dos días después de vos» (2016), «La Poetería» (2018) y “Los peldaños de la inercia” (2019). Coordina talleres de escritura para jóvenes y adultos. Ha participado de varias antologías de escritores, programas de radio y encuentros nacionales e internacionales. Vive en Bogotá, su ciudad natal, pero tiene un alto porcentaje de su alma en Córdoba (Argentina). Ama el cielo despejado y disfruta de las cosas simples.

Al filo de las noches

Obra de Vladimir Volegov

Un cuerpo que se entrega no es difícil hallarlo.
Eso eras tú, un hermoso cuerpo divino y vivo.
Una breve cintura, un racimo dorado
en tus ojos brillando entre los ríos de Agosto.

Pero es fácil que un cuerpo fulja como una gema
si como amor se mira, con verdadero amor.
Amor y no esa débil pasión que muere a un tiempo
con el último goce de los cuerpos vencidos.

Para mí la palabra, para ti la caricia;
para mí la sonrisa y el arco de tus cejas,
para mí el fruncimiento de tu labio rosado,
superior, tibio, altivo, carnal, condescendiente.

Pero el amor no muere porque nunca ha nacido
en ti, que languideces al tocar de los dedos.
Tú buscas el secreto, la dulzura, el peligro
del momento robado al filo de las noches.

La amistad para ti, o el amor, eran sólo
nombres a que invocar en las horas perdidas.

Julio Aumente Martínez-Rücker (Córdoba, España, 29 de octubre de 1921-Córdoba, 29 de julio de 2006), fue un poeta español perteneciente al Grupo Cántico.

Fue el poeta más independiente del grupo, el más remiso y el último en publicar, y le interesaba más la vida que la literatura; de ahí el carácter experiencial y vivencial de su lírica. Nunca mitificó la poesía y poseía una excelente faceta desconocida, la de pintor. Licenciado en derecho, ejerció como tal en Córdoba, trasladándose a Madrid en 1965. Aquí también trabajó como perito tasador de arte y antigüedades así como experto en genealogía y heráldica.

Fue, junto a Pablo García Baena, Ricardo Molina y Juan Bernier, uno de los fundadores de la revista Cántico, que revitalizó el mundo de la poesía andaluza de posguerra. Por su libro Poesía completa obtuvo el premio El Público, concedido por el programa del mismo nombre de la RTVA-Canal Sur, en 2005.

Por los caminos

Multitud de caminos
guardan mis pisadas,
caminos con asfalto,
sin asfalto,
caminos empedrados.
Soy un poco camino de mi misma,
de mis pasos.

Me atenazan los verdes
en libertad de campos.
Certidumbre de encuentros
con la briza que pasa
sollozando…

La vida se nos da
en un momento,
¡la vida es un camino muy cansado!
Dejamos en jirones
nuestro tiempo
por los caminos desgarrado.

De «Cauce para un latido»

Manuela López García, (Cacabelos,León, 1910 – 2005), maestra y poeta berciana. Autora de una obra poética reconocida de más de 1500 poemas y nombrada hija predilecta de Cacabelos en el 2003.​ Da nombre a un premio Internacional de Poesía que se celebra en su localidad natal.

Defender la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos
defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias
defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres
defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa
defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.

Mario Benedetti, escritor, poeta y dramaturgo uruguayo. 1920-2009

Busqué tu nombre

Busqué tu nombre entre los nombres
de todos los tiempos.
Recorrí caminos y multitudes
por oír tu acento,
y sentí muy hondo el dolor acerbo
cuando te perdiste
en la encrucijada de mi pensamiento.

Luego te soñé en las noches largas
mirando a los cielos.
Desgrané los astros;
exprimí luceros;
arranqué las sombras
y encontré la nada llenando los huecos.

Ya no sé tu nombre que trepó en el viento.
Se perdió en un orbe
corrupto de hieles,
mientras que mis brazos,
se hacían eternos,
y mecí mi alma
con la resonancia cóncava del eco.

de «Cauce para un latido»

Manuela López García, (Cacabelos,León, 1910 – 2005), maestra y poeta berciana. Autora de una obra poética reconocida de más de 1500 poemas y nombrada hija predilecta de Cacabelos en el 2003.​ Da nombre a un premio Internacional de Poesía que se celebra en su localidad natal.

Te declaro culpable

Te declaro culpable
de este no tener los pies en la tierra
llena de cristales de los vasos de agua
en los que tantas veces me ahogué
sin saber que nunca dejé de hacer pie,
con lo que a mí me gusta ser descalza
y saltar en los charcos
para salpicarte la vida.
Quiero ser yo y nuestras circunstancias,
permanecer en esa altura
con tu brisa dándome en la cara.
Eres todo lo bueno que se hace
si esperar es contigo.
Eres el sentido de las agujas de mi reloj,
porque me da igual que no me dé Tiempo
si el que lo hace ahora eres tú
y no pensar en otra cosa que no sea vivir para contarlo
con los dedos de mi mano sobre tu espalda,
rompiéndonos de risa
mientras nos buscamos las cosquillas
diciendo con la mirada frío o caliente,
siendo siempre lo segundo,
dejando que este juego lento nos queme.

— — —

Teresa Mateo Marcos, poeta y aforista española nacida en Murcia el 12 de octubre de 1984.

En ocasión de todos los finales

Raquel Lanseros

Yo nunca resistí las despedidas
con su mezcla de muerte y precipicio
con el aroma amargo de la finitud
empalagando el ánimo
con esa luz de hielo matutino
que penetra debajo de los párpados.

Yo nunca resistí las despedidas
pero no sé por qué.
Me lo pregunto porque no ha supuesto
una sorpresa súbita casi ninguna de ellas.
He solido saber
con esa exactitud de los relojes
el lugar, el momento
la documentación y el escenario
en que sobrevinieron.

No hay engaño. El jueves diecinueve
era un jueves sin ti. Estaba escrito
mucho antes que las lágrimas
anunciasen el fin
y todo fin es único.

Las despedidas son como el otoño
inevitables pérdidas
vienen puntuales con aviso previo.
Nadie puede acusar de su tristeza
a la pequeña hoja tiritando dormida
en medio del camino.

De repente esa hoja me recuerda
los hoteles pintados de naranja.
Son dos cosas que llegan de otra época
igual que llega la bruma de noviembre.
Traen una carga de nostalgia limpia
sin traición ni sorpresa.
Y sin embargo el alma
no logra acostumbrarse en una vida.

Yo nunca resistí las despedidas
porque en cada una de ellas se marchita la voz
de todas las personas que yo he sido
y ya no puedo ser.

Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, España, 1973) Poeta y traductora, es una de las voces más premiadas y reconocidas de la actual poesía en español. Cerca de 200 críticos de más de 100 universidades (Harvard, Oxford, Columbia o Princeton, entre ellas) la han elegido la poeta más relevante en lengua española nacida después de 1970.