Cadenas de acero

Obra de Shansia Hassani

¡Cuántas veces se ha quitado de los labios
mi canción, y cuántas veces
silenciado el susurro de mi espíritu poético!
El significado de la alegría era
enterrado por la fiebre de la tristeza. Si con mis versos que noten una luz:
esto sería el resultado de mis imaginación profundas.
Mis lágrimas no se utilizaron para nada
y se puede hacer nada más que esperanza. Aunque soy la hija de ciudades de poesía,
mis versos eran mediocres.
Mi trabajo es como una planta carente de atención,
de la que no se puede esperar mucho. En los archivos de la historia,
Esto es todo lo que me es.

~✧~❃~✧~

Nadia Anjuman, Afganistán, 1980-2005. Poeta afgana nacida y fallecida en Herat. Era la sexta hija de una familia numerosa. Terminó la escuela secundaria a pesar de dos años de interrupción debido a que el régimen talibán, de acuerdo con las enseñanzas del Corán, prohibía que las mujeres aprendieran a leer y escribir. Las mujeres tenían prohibido trabajar, estudiar y reírse en voz alta. Solo se les permitía coser y bordar. Anjuman y otras jóvenes pertenecían a los Círculos de Costura de Herat, y se reunían tres veces a la semana en una escuela de costura a estudiar literatura. Anjuman y sus compañeras estudiaban a escritores prohibidos como William Shakespeare, Honoré de Balzac, Fiódor Dostoevski, Charles Dickens, León Tolstoi, James Joyce y Nabokov. Si hubieran sido atrapadas, el régimen talibán las hubiera condenado a ser ahorcadas.

Sus padres la obligaron a casarse con Farid Ahmad Majid, licenciado en Literatura, conferencista de Filología y empleado administrativo en la facultad de Literatura de la Universidad de Herat. En 2004 publicó un poemario llamado Las flores oscuras. El poemario se hizo muy popular en Afganistán, Pakistán e incluso en Irán. Un año más tarde fue asesinada a golpes por su esposo.