Yo negro

El día que me di cuenta
de que yo era negro
hice una fiesta
y luego un funeral.
Estuve horas y horas
frotándome la piel
para saber si debajo
tenía otras pieles.
Era agosto y sudaba.
Me pregunté
con voz de asombro
por qué y cómo
no me había dado cuenta antes.
Yo era negro, sí.
Tenía 25 años
y era negro. Sí.
Me lo gritó un desconocido
desde la ventanilla
de una guagua.
Yo iba tan tranquilo
con mi novia del brazo
y aquella voz
me abrió los ojos.
«¡Negro, suelta a esa rubia!“
Ella ni siquiera se dio cuenta.
No supo de la fiesta
que entonces comenzó,
del funeral al que estaba asistiendo.
Ella me vio frotar mi piel
y me besó como besan
las novias que van a durar poco.
Luego me vio tirar
y escoger varias pieles
y me ayudó a probármelas.
Yo me las ponía, me las quitaba,
modelaba con ellas.
Y no recuerdo
si estaba triste o no.
Solo que mis andares
parecían otros.
Y cuando ya, por fin
comprendí que la negra
era la piel que mejor me quedaba
decidí no pagar.
Ella, mi ex novia, fue mi cómplice.
Me fui con la piel puesta
sin pasar por caja.
Y llevo media vida así,
de fiesta y funeral
feliz con la piel que me escogió
mi ex novia.
Y al tonto de la guagua
a estar alturas
no sé si odiarlo
o darle un reconocimiento.
………………
De mi libro IPHOEMAS (2019)

Alexis Díaz-Pimienta, nació en La Habana, Cuba, en el año 1966, escritor, repentista, investigador y docente. Director de la Cátedra Experimental de Poesía Improvisada, y Sub-director del Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado (CIDVI), ambas con sede en La Habana, Cuba.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s