Se nace en la rabia

Se nace en la rabia del oscuro olvido
con un cuchillo de hierro traspasado,
la sangre inerme a la voz y el grito
que otros raptaron y dejaron suspenso
en un hueco del vacío; y en el murmullo
del halo interior se escucha sólo
el látido de un solo desolado,
cegado a la quimera de la nave
que, en las riberas, omitió el anuncio
de ignotos caminos soleados
donde el viento danza con las noches
de los besos sedientos que sembraron
y erosionan, monótonos, los sueños…
y la sal en los grandes estériles
marchita los congelados anhelos
en las rosas frías del recuerdo.
El cuchillo de hierro en la garganta
marca un tiempo que ha sido vedado
a los sones azules de la brisa
que se torna huracán en las desdichas,
se vertieron en polvo amarillento
filtrado en los huecos del hombre
que llora por el niño nunca hallado.
Y en un prado lejano y escondido
que ahuyenta los límites lejanos
se hallaron hojas secas de una rosa
en las manos que, en la piedra,
grabaron jeroglíficos que antaño
parecieron garabatos de una infancia
que soñaba con sus velas desplegadas.

∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈

Joaquín Verdú de Gregorio nace en Alicante. Licenciado en derecho por la Universidad de Barcelona. En la Universidad de Friburgo estudia periodismo y Filosofía y Letras, doctorándose en la segunda de estas carreras. Becario de investigación de la Fundación Juan March. Ha enseñado Literatura francesa y española en la Universidad de Alicante. Enseña lengua y literatura española en la Universidad de Ginebra como Maitre d enseignement et de recherche.
Conoce a María Zambrano, de quien deviene amigo y discípulo.
Viajes a Grecia, Italia, Estados Unidos y Cuba le han influenciado hondamente. Ha publicado artículos y estudios en diversas revistas y periódicos y asistido a congresos y encuentros en España y otros países.
Es autor de La luz y la oscuridad en el teatro de Buero Vallejo; Antonio Machado, Soledad infancia y sueño; Reflejos del sueño en la palabra, entre otras obras.

Rasgó en su entraña…

Rasgó en su entraña
el rumor del tiempo
y decidió ser silencio
ante la algarabía,
el grito y la mueca
y halló su claustro interior
inundado de espera
y el amor se hizo olvido.
el olvido, profecía,
y fenecieron,
fundiéndose en lo oscuro
y halló la cavidad
y el hueco sin rocío
que bebía su sed.
Se quebró el recuerdo
del recortado rostro
escondido en la máscara
y la música retornó
a la incógnita del número.
Rechazó el hechizo
y tornó a la claridad
y al inicio del agua…
fluyó en un horizonte
donde el negro signo
inició una línea,
múltiplo inacabado
de una nota alada.
Tras elló amaneció
el punto y en su reflejo,
el círculo sellado
que al escuchar el silbo
alado del pájaro
retorno al giro
de aquella palabra
que espera su pálpito
en el imposible eco
de un habitado nocturno.

Joaquín Verdú de Gregorio nace en Alicante. Licenciado en derecho por la Universidad de Barcelona. En la Universidad de Friburgo estudia periodismo y Filosofía y Letras, doctorándose en la segunda de estas carreras. Becario de investigación de la Fundación Juan March. Ha enseñado Literatura francesa y española en la Universidad de Alicante. Enseña lengua y literatura española en la Universidad de Ginebra como Maitre d enseignement et de recherche.
Conoce a María Zambrano, de quien deviene amigo y discípulo.
Viajes a Grecia, Italia, Estados Unidos y Cuba le han influenciado hondamente. Ha publicado artículos y estudios en diversas revistas y periódicos y asistido a congresos y encuentros en España y otros países.
Es autor de La luz y la oscuridad en el teatro de Buero Vallejo; Antonio Machado, Soledad infancia y sueño; Reflejos del sueño en la palabra, entre otras obras.