Delta del Ebro

Tendidos sobre el mar están mis días,
sin refugio posible, al descubierto,
a merced de las olas y las aves,
en espejo de nubes reflejados.
Tendida sobre el mar está mi muerte,
en constante deriva, aunque conozca
el modo de llegar hasta mi puerto,
aunque un faro recóndito la guíe.
Sobre el mar un deseo cristaliza,
se calma algún temblor entre la espuma,
y el viento del amor roza mi carne
hasta pulirla triste y lentamente.
Delta soy por la gracia de las aguas;
su sal y su dulzura me recubren.
Tendido sobre el mar, como otro cielo,
mi corazón a solas, desterrado.

… … …

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

Espejo

Obra de John William Waterhouse

Pálida vespertina
corola en el jardín, temblor tan mío,
tan frágil, convirtiendo
la brisa en un amago de ternura.
Me acero, lentamente,
a mirarme en el fondo de su cáliz,
sin perturbar el rito
de promesas que engendra sin saberlo.

Oh rosa aparecida
en esta tarde gris, ¿dónde te ocultas?
Si mi dolor cambiara tu perfume
yo también llegaría a ser corola
para cuando unos ojos se posasen
dentro de mí, en busca de ellos mismos.

— — —

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

Eucalipto

Me quedaba mirando el eucalipto
tatuado de herrumbrosos corazones
que aleteaban aún bajo sus ramas.
Dormía el viejo árbol
acunado entre ingrávidas promesas
allende las ternuras,
sintiéndose en la noche sorprendido
por los brillos cortantes de otras hojas
que, incrustándole nombres en su tronco,
albergaban espectros
de manos turbadoras.
Me quedaba mirándote, eucalipto,
señor de los Jardines,
queriendo devolver a tu contorno
ceniciento su antigua lozanía.
Entonces, yo ignoraba
que ni el tiempo restaña de la carne
la herida de unos nombres.

… … …

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

Azulejo

Hay una golondrina
que prefiere soñar con otro vuelo.
Estamos en el patio
presas la tarde y yo,
mientras la fuente
se ha vestido impasible con los malvas
que rezuman sus gotas.
Hay un espejo enfrente
de las últimas luces,
mas no me veo en él. Quizá unas alas
me hicieron traspasar, voluptuosas,
las lindes de cerámica
que inventara esta tarde para mí.
Hay una golondrina
que prefiere olvidar su propio vuelo.

… … …

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

XXVI

obra de María Catalina Alberto

Tantas preguntas, para qué… La tarde
es interrogación de lo vivido,
desconcertante luz como respuesta
si tuviese que darla, si pudiese.

La misma lluvia ignora sus palabras
cuando va recitándose, la misma
que toca con las cuerdas de los sauces
el adagio más fértil y jugoso.

Así tú, cuando quieras
escuchar el invierno
con su vasto sigilo;
cuando sea la noche
un eco de caricias
antaño malogradas,
deja pasar las notas
de tu emoción sin frutos,
no preguntes por qué.
Nadie va a contestarte.

El mismo amor también guarda silencio
mientras hablas con él desnudamente.

                                                         (de OBOE D’AMORE, 2015)

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

Sin permiso

Obra de Pawel Kosior

El hombre solitario
se durmió para siempre sin permiso
de alguna autoridad reconocida.

Apenas tuvo tiempo
de pensar si vivir o desvivirse,
mientras le iban montando nuevos cirios
los viejos oferentes.

Su penúltimo día en este mundo
lo dedicó a buscar aquel decreto
donde se le asignaba
su cuota de fracaso
recogida en la ley sancionadora.

El hombre nunca supo
que hay gente a la que multan por morir
sin haberse humillado.

                                              (de GALERÍA DE INSOMNES, 2016)

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

Amanecer

Obra de Claude Monet

Oír cantar el gallo, como aquellos
veranos en la finca, amanecer de hierba
y sombras perfumadas para días tan niños,
como ahora, que han vuelto a redimirte.

La luz sigue tu rastro jubiloso,
desempolva la brisa donde vas alojando
las frescas emociones, capítulos en verde
elevados a pura transparencia.

Ya lo oíste. Tu sueño se prolonga
al final de ese canto, de la antigua mañana
cuyo sol continúa sin dorar los recuerdos,
como ahora, que han ido a suavizarte.

La hierba es otra paz irrepetible,
inunda tus pisadas por el tiempo dormido
y presta su reposo después de tantos vuelos,
ajena al sinsabor de las ortigas.

La luz se va perdiendo lejana, mientras sales
al exterior, tratando de vivir nuevamente
lo que el tiempo desprecia de aquellos días niños,
del verano más tuyo, recién inaugurado.

                                                     (de ES INÚTIL QUE DUERMA, 2015)

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.

Como suenan las hojas…

Como suenan las hojas
allá por el otoño,
como el agua en la fuente
gotea su retorno,
así tu melodía
viene y va por el hondo
desánimo de un tiempo
en que amar lo era todo.
Como gime la noche
tras el último gozo,
como se puebla el alba
de trinos imperiosos,
así tu melodía
va y viene sobre un fondo
de recuerdos aún vivos,
allá por el otoño.

María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside. Desde su adolescencia, y tras obtener el título de Bachiller Superior de Letras, se dedica a la creación poética, actividad que le ha permitido obtener diversos premios.