La miel de tu recuerdo

vladimir-volegov-artist-1429052470_b
obra de Vladimir Volegov

En esta noche me siento solo.
La luna sigue creciendo ahí fuera
esquivando los guiños de las estrellas,
mi pecho no es suficiente para un corazón
que busca la sangre de otro corazón.
Las rosas crecen cada mañana
inundando de colores y luces
el aire hueco del amanecer.
Intento olvidar el gris de tu distancia,
miro mis manos huérfanas de tu piel,
de la caricia tibia que tanto hiere
y tanto conforta, mujer de espuma,
en la niebla temblorosa de la impotencia.
Me acerco a hurtadillas hasta la miel
de tu recuerdo y de tus labios
para susurrar a tu oído palabras de sueños,
para confesar en secreto muy hondo
que no hay ausencia en mi alma,
que te acuno en cada atardecer al son
de amorosas nanas de jazmines y lirios,
contemplándote en el lecho fresco,
mañanas y flores silvestres
mientras mi palabra acompaña
a tu palabra querida.
Esta noche estoy solo
esperando la mañana y tu sonido.
Espanta con tu voz esta distancia.

 

del poemario Luna

Miguel Ángel Villar, poeta sevillano nacido en 1951. Pertenece a Gallo de vidrio desde su fundación en febrero del 72. Asesora la creación de la revista poética Albatros, y en el 85, junto a los poetas Ramón Reig y Benito Mostaza crea el grupo “Aldaba”.
Es autor de prólogos y columnas de prensa, así como colaboraciones en revistas tanto en papel como en internet, utilizando con frecuencia, sobre todo cuando escribe prosa, el seudónimo de Gil Torres Navarro.

Anuncios

Canto de silencios

azure-coast Volegov
obra de Vladimir Volegov

Ausentes, ausentes…
tus labios ausentes
prenden mi nombre,
atrapan mi palabra
en el vuelo luminoso
del inconcluso deseo.
Mis madrugadas blancas
gozan de luz
que has creado sin saberlo
alimentando la lámpara
que quema la niebla.
Busco tu rostro
y tu sonrisa,
encamino mis pasos
y mi mirada
al pálido reflejo de la noche,
araño el alba
y me acerco
mientras alejas
tu calida presencia.
Mía es la soledad:
el recuerdo intenso
de la espuma de sales
y caracolas sonoras,
prendido de la larga cabellera
que quedó en el tiempo,
que hurtaste a mis dedos,
a mi raíz y a mi tierra.
Ausente en ti la palabra
y en mi boca el silencio.

Miguel Ángel Villar, poeta sevillano nacido en 1951. Pertenece a Gallo de vidrio desde su fundación en febrero del 72. Asesora la creación de la revista poética Albatros, y en el 85, junto a los poetas Ramón Reig y Benito Mostaza crea el grupo “Aldaba”.
Es autor de prólogos y columnas de prensa, así como colaboraciones en revistas tanto en papel como en internet, utilizando con frecuencia, sobre todo cuando escribe prosa, el seudónimo de Gil Torres Navarro.

Juegos

niña luna PIXABAY
imagen de Pixabay

La luz de la luna
brinca sobre mi pecho,
juega a juegos antiguos
haciéndolos nuevos.
Se despierta la luna
en un lecho fresco de hierbas,
la arrullo con una canción
y la duermo en mis manos.
Luna, lunita,
duerme tranquila
que te cuido yo.
Le hablo y olvida,
la suelto y corre…
Inquieta luna
como una niña que
necesita un cuento.
En estos sueños
transparentes de luz
mi palabra es la piel
que cubre tu alma.
Déjame que te cuente
que la flor sin ti
no tiene olor
ni el beso sabor,
que la noche
es noche por ti.
Sígueme compañera
con tu mirada amiga,
cálida y lejana
con tu presencia alta,
mía y libre.
Luna , lunita,
juega,
duerme
y corre.
Yo tengo
un cuento para ti.

Miguel Ángel Villar, poeta sevillano nacido en 1951. Pertenece a Gallo de vidrio desde su fundación en febrero del 72. Asesora la creación de la revista poética Albatros, y en el 85, junto a los poetas Ramón Reig y Benito Mostaza crea el grupo “Aldaba”.
Es autor de prólogos y columnas de prensa, así como colaboraciones en revistas tanto en papel como en internet, utilizando con frecuencia, sobre todo cuando escribe prosa, el seudónimo de Gil Torres Navarro.

Libre siempre

chivrall
Obra de Chivrall

Nunca te hagas mía, confúndete conmigo.
Te quiero libre, siempre,
no con la propiedad que amordaza,
toda tú y todo yo plenos de luz.
El azul se encierra en tu cuerpo
con la fantasía de la noche,
luna de piel y espumas
marinas chocando en la roca
de tus pechos henchidos,
el dolor del alma y una lágrima
fugitiva navegando en tus venas.
Mézclate con las tinieblas
y sé mi amante
como un ángel negro
que enrosca nuestros cuerpos.
Nadie puede parar el deseo
ni las inútiles ausencias.
Se me hace miedo perderte,
se me hace miedo apresarte,
no quiero oír el silencio
de tu olvido o tu distancia,
el tiempo que vivo
en el cielo risueño de mi luna,
cortejo de luceros mis versos
que cantan a la certeza
de tu enamorada libertad.
Ven conmigo
y dejemos el recuerdo
el dulce sabor de un beso.

del poemario “Luna”

Miguel Ángel Villar, poeta sevillano nacido en 1951. Pertenece a Gallo de vidrio desde su fundación en febrero del 72. Asesora la creación de la revista poética Albatros, y en el 85, junto a los poetas Ramón Reig y Benito Mostaza crea el grupo “Aldaba”.
Es autor de prólogos y columnas de prensa, así como colaboraciones en revistas tanto en papel como en internet, utilizando con frecuencia, sobre todo cuando escribe prosa, el seudónimo de Gil Torres Navarro.

Día de luna

LUNA Miguel
Portada del poemario Luna

¿Puedo sentarme junto a ti?
Luna que ocultas soles,
quiero hablarte hoy sin prisas,
decirte que mis deseos
no son tenerte en un espejo,
ni reflejada en el río
o quebrada en las olas del mar.
No quiero tu idea,
quiero tenerte en mí,
acunada en mi mano,
mimada por mi boca y mis ojos.
Te quiero tan mía
que no pretendo una luna presa.
Quiero tocarte luna,
sentir como las venas
se inundan irrefrenables,
como la sangre sube y explota,
como las ansias se renuevan
en una eclosión permanente
de bellas imágenes.
Quiero que la piel de mis dedos,
sea la piel de tu cuerpo,
perderme en el tiempo,
no saber si soy yo
o si soy luna.
Sentarme a tu lado,
mirarte,
oírte
y sentir que un día
todo será luna.

Miguel Ángel Villar, poeta sevillano nacido en 1951. Pertenece a Gallo de vidrio desde su fundación en febrero del 72. Asesora la creación de la revista poética Albatros, y en el 85, junto a los poetas Ramón Reig y Benito Mostaza crea el grupo “Aldaba”.
Es autor de prólogos y columnas de prensa, así como colaboraciones en revistas tanto en papel como en internet, utilizando con frecuencia, sobre todo cuando escribe prosa, el seudónimo de Gil Torres Navarro.