Mejor morder la arena

angela0
Ángela Figuera Aymerich

Mejor morder la arena. Yugular en la garganta
con un duro cilicio que coagule las voces.
Mejor callar: Rompernos la canción con los dientes
y enterrar sus pedazos en un pozo profundo
y cegarlo con piedras y con sal y olvidarlo.

Ser poeta es superfluo. Es herida sin bordes.
es dejar que nos vean con las manos vacías
y afirmar tercamente que van llenas de rosas.
Presentar a la noche nuestros hombros desnudos
y volar con el júbilo de quiméricas alas
por un cielo de roca que los dioses desertan.

Ser poeta es inútil en un mundo acosado.
Cuando todos tus versos, día a día, exhibiendo
delicados perfiles de barroca belleza,
hayan dicho el fracaso de ser hombre, la angustia
de ir a tientas, vagando con latido impreciso
por caminos fangosos que los muertos obstruyen,
con el alma colgando como harapo inservible
del cansado esqueleto corroído de caries:
cuando gire el poema como aguda veleta
señalando el desastre más allá del refugio
¿qué habrás hecho poeta? Ni una lágrima sola,
ni una tibia, redonda lagrimita de niño
habrá sido enjugada. Ni unos labios sedientos
quedarán refrescados. ni un hilillo de sangre
que las venas perdieron, será vuelto a las venas.
Y aunque grites el hambre y las madres robadas
no habrá pan en las bocas ni los rotos regazos
serán llenos de nuevo con el peso del hijo.
Y aunque clames el bosque, las praderas, los mares,
no harás nunca que un viento sin dolor purifique
las cerradas alcobas donde huele a parida
y a pecado y a cuna y a cansancio de hombre.

Mejor callarse. Licenciar la metáfora.
Adentrarse en las ruinas salpicadas de llanto
y empezar a poner con humilde paciencia
un ladrillo sobre otro.

Ángela Figuera Aymerich,(1902-1984) poeta nacida en Bilbao, fue una de las principales figuras de los que se denominado Poesía desarraigada de la Primera Generación de Postguerra española.

Anuncios

Como si a tanto amor, amor no hubiera…

Adriana Villagra
Obra de Adriana Villagra

Como si a tanto amor, amor no hubiera
dado su aire, su invisible vuelo.
Como si al corazón, su desconsuelo
de corazón, el corazón no diera.

como si de tan claro pareciera
el cielo luminoso menos cielo
y el suelo de tan verde menos suelo
y cielo y suelo el alma desuniera.

Como si, desuniéndolos, pudiera
el alma, de si misma separada
volverse de sí misma prisionera.

Como si, al fin, de amor desencantada,
el alma para el alma se volviera
ara del corazón, lumbre apagada.

José Bergamín Gutiérrez (Madrid, 30 de diciembre de 1895-Fuenterrabía, 28 de agosto de 1983) fue un escritor español que cultivó el drama, el ensayo y la poesía.

Apoyado en la piedra…

El mar foto mia

Apoyado en la piedra, sobre el puente,
viendo correr el río,
he cerrado los ojos un instante
apenas y he creído

sentir que un aire puro me traía
olor a mar: a un mar que vi de niño
por vez primera, abriéndose a mi alma
su horizonte infinito.

Me pareció sentir que en el recuerdo
despertaba de nuevo aquel sentido
con ese olor a mar todavía
en mi sangre respiro.

José Bergamín Gutiérrez (Madrid, 30 de diciembre de 1895-Fuenterrabía, 28 de agosto de 1983) fue un escritor español que cultivó el drama, el ensayo y la poesía.

Absurdos

dorina costrasssss
Obra de Dorina Costras

 

<<Dadme un espeso corazón de barro…>>
Ángela Figuera

Paraisos perdidos cabalgando
armoniosos hacia el firmamento
centinela del alba y la muerte…

Mármoles de Carrara, terciopelos
transitados de wagnerianas notas,
arias baluarte de un severo suelo
que apenas crece vislumbrando el sol;

velo de otras tierras que descendiendo
hasta lo más hondo de las cloacas,
navegan otros ríos emergiendo
del azabache en pugna por hallar
el pan de oro entre escombros de aquel cielo…

Claroscuro de cumbres alpinas
elevándoos siempre hacia los luceros,
en súplica por hermanar serenas
la poesía que encarcela el viento
junto a lo prosaico de una mujer
hurgando abismos de un estercolero…

Testigos fieles de esa cruel belleza,
cínica máscara de un universo
poblado de ascensiones y regresos
entre los verdes páramos nevados,
teñidos por un lodo polvoriento…

Carmen Bereciartúa, poeta, profesora y actriz vizcaína nacida en Bilbao. Estudió historia y música en su ciudad natal, ampliando estudios en Italia.

Autora de Viajero del aire (1988), Sombra (1989), Arquitectura azul prefabricada (1990), Bocetos de una acrópolis sitiada (1991), Realidad oblicua (1998) y Líneas de fuerza y fuga (2001), entre otros poemarios.

Compagina la enseñanza con el teatro y la realización de recitales poéticos. Ha colaborado como actriz en producciones del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (Ministerio de Cultura), de Radio Clásica (Radio Nacional de España), del Festival Internacional de Alicante. En 1998, tras una larga trayectoria como recitadora, funda “Orphenica Lyra”, agrupación con la que realiza numerosos recitales poético-musicales en diferentes escenarios vascos. Es colaboradora de “Zurgai”, entre otras publicaciones.

Intermitencias

zapatillas
No suenes corazón,
escucha un poco.
Comprende que en la luz
chocas con otros.

Entre el carbón de estrellas,
carbón activado
donde el rubí dice sí,
corazón ardido
traspasaste el sentimiento.
¡E-o! ¡Eco! ¡Lo-lo-lo!
Y en la abierta transparencia
hallaste el final
sin eco.
Luz en que, si saltan,
resaltan los detalles,
los instantes
en pleno más acá,
sin más allá posible
o misterio reversible.
Luz que no es luz
sino espacio,
claridad en la que surge
el fundamento infundado:
El dado
rodado.
Sol sin centro,
campo abierto,
espacio sin sentimiento,
ondulación intangible
sin peligro de amenaza
ni recuerdo.
El corazón se ha quemado
y el hombre ha muerto
antes de haber vivido.
Veo el mundo de veras
en lo abierto
y en lo cierto,
sin etcéteras, sin ecos,
sin recuerdos,
sin humos ni sentimientos.
Como un puro resplandor
río que ríe riendo
mi revés.
Pues, es claro, no se trata
tan sólo de un pensamiento
<<prét-a-porter>>
y humano, sólo humano,
sucia y dulcemente cierto,
popularmente muerto.

Gabriel Celaya, poeta nacido en Hernani ( Guipúzcoa) 1911-1991. De la generación literaria de posguerra. Celaya fue uno de los más destacados representantes de la que se denominó «poesía comprometida» o poesía social

Buenos días

gladioli-1

 

Son las diez de la mañana.
He desayunado con jugo de naranja,
me he vestido de blanco
y me he ido a pasear y a no hacer nada,
hablando por hablar,
pensando sin pensar, feliz, salvado.

¡Qué revuelo de alegría!
¡Hola, tamarindo!,
¿qué te traes hoy con la brisa?
¡Hola, jilguerillo!
Buenos días, buenos días.
Anuncia con tu canto qué sencilla es la dicha.

Respiro despacito, muy despacio,
pensando con delicia lo que hago,
sintiéndome vivaz en cada fibra,
en la célula explosiva,
en el extremo del más leve cabello.
¡Buenos días, buenos días!

Lo inmediato se exalta. Yo no soy yo y existo,
y el mundo externo existe,
y es hermoso, y es sencillo,
¡Eh, tú, gusanito! También hablo contigo.
¡Buenos días, buenos días!
También tú eres real. Por real, te glorío.

Saludo la blancura
que ha inventado el gladiolo sin saber lo que hacía,
Saludo la desnuda
vibración de los álamos delgados.
Saludo al gran azul como una explosión quieta.
Saludo, muerto el yo, la vida nueva.
Estoy entre los árboles mirando
la mañana, la dicha, la increíble evidencia.

¿Dónde está su secreto?
¡Totalidad hermosa!
Por los otros, en otros, para todos, vacío,
sonrío suspensivo.

Me avergüenza pensar cuánto he mimado
mis penas personales, mi vida de fantasma,
mi terco corazón sobresaltado,
cuando miro esta gloria breve y pura, presente.
Hoy quiero ser un canto,
un canto levantado más allá de mí mismo.

¡Cómo tiemblan las hojas de pequeñitas y nuevas,
las hojitas verdes, las hojitas locas!
De una en una se cuentan
un secreto que luego será amplitud de fronda.
Nadie es nadie: Un murmullo
corre de boca en boca.

Cuando canta un poeta como cantan las hojas,
no es un hombre quien habla.
Cuando canta un poeta no se expresa a sí mismo.
Más que humano es su gozo,
y en él se manifiesta cuando calla.
Comprended lo que digo si digo buenos días.

(De: Paz y concierto – 1952-1953)

Gabriel Celaya, poeta nacido en Hernani ( Guipúzcoa) 1911-1991. De la generación literaria de posguerra. Celaya fue uno de los más destacados representantes de la que se denominó «poesía comprometida» o poesía social

El libro de las visitas

playa-del-silencio
Playa del silencio, Asturias

Yo buscaba escapar de una emboscada
de oficinas y risas de cemento,
cuando de ti me hablaron, Novellana,
con tu pequeña Playa del Silencio.
Por ti abandoné mi propia casa,
para ir a donde estabas en secreto
y preguntando quedeme sin palabras
y medida no puse a mis desvelos.
Las piedras levanté todas del alma,
para poder marchar algo ligero,
con sigilo, que nadie me notara,
ni se oyera cómo iba de contento.
Mi sigilo explotó como una salva
disparada al centro del sosiego,
pues cuanto más mi cuita yo cuidaba,
tornábase el estrépito más ciego.
¿En dónde te ocultas serena cala,
en qué orillas de susurros y anhelos,
ondula tu paz como una barca
libre ya del timón y de los remos?
¡Quién tuviera una mar que socavara
las costas de la risa de cemento
y unos ojos con luz de Novellana
para ver, la Playa del Silencio!
(La visita de la playa del silencio)

Manuel Asur, poeta asturiano nacido en 1947, escribe en asturiano y castellano. Considerado como el iniciador, en poesía, del Surdimientu (renacimiento de la poética moderna en asturiano), es uno de los más importantes en la actualidad en esta lengua. Es doctor en filosofía.

Mis dedos en tu cintura

vicente romero redondooo
Obra de Vicente Romero redondo

Se entretuvieron mis dedos en tu cintura
mientras sembraba de besos tu piel desnuda.
Y me sentí poseyendo la gloria misma,
al pasar por el coto privado de tu marisma.
¡Y te llené de mi!! Encadené tu cuerpo al mío
y fui bebiendo sorbo a sorbo la exquisita madurez
de tu belleza. Quise quererte y te quise;
quise tenerte y te tuve, pero después de una noche
y otra noche donde anduve como un niño de tu mano,
quise olvidarte y no pude.
Loco, insensato, aventurero…que más da,
¡¡si tengo entre mis brazos lo que quiero
y lo que quiero eres tú!!

© Diego Bardallo Méndez, poeta nacido en Trigueros, Huelva, en 1950

Sobre “Lección de vértigo”

sun on hand gesture

Así pase la noche con mi copa, así con mi canto hasta que
el día desparrame sus rayos en mis vinos.
Propercio

No sé si esta claridad es don
o laurel tras la estrecha senda hollada sin manto ni adormidera.
El condicional se conjugaba mientras duraba el engaño,
o la esperanza.
Permanece aún en la proa el ángel del sueño apuntando a una estrella,
a pesar del viento que abate los remos.
En la vigilia compruebas con melancolía que lo único que aparece enfrente
es una blanca oquedad enmarcada
a la que es peligroso asomarse.
El Dorado no existe.
De oro sólo la luz que, con sus destellos punzantes,
tiñe lo que se muestra ante los ojos,
real o imaginario.
No hay vuelta atrás:
Recibirla con el júbilo de la mirada,
o dormitar en su pálida sombra.

Carmen Bereciartúa, poeta, profesora y actriz vizcaína nacida en Bilbao. Estudió historia y música en su ciudad natal, ampliando estudios en Italia.

Autora de Viajero del aire (1988), Sombra (1989), Arquitectura azul prefabricada (1990), Bocetos de una acrópolis sitiada (1991), Realidad oblicua (1998) y Líneas de fuerza y fuga (2001), entre otros poemarios.

Compagina la enseñanza con el teatro y la realización de recitales poéticos. Ha colaborado como actriz en producciones del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (Ministerio de Cultura), de Radio Clásica (Radio Nacional de España), del Festival Internacional de Alicante. En 1998, tras una larga trayectoria como recitadora, funda “Orphenica Lyra”, agrupación con la que realiza numerosos recitales poético-musicales en diferentes escenarios vascos. Es colaboradora de “Zurgai”, entre otras publicaciones.

Anuncios
En ocasiones, es posible que tus visitantes vean un anuncio aquí,

Buenos días Gabriel

Amparo Gastón y Gabriel Celaya.
Amparo Gastón y Gabriel Celaya

Tres poetas en uno / semillero
de tantos más / tu ánima insumisa
se topó con la muerte y su pesquisa
y la puso a cuidar tu invernadero
especialista en empezar de cero
detonaste la bomba de la risa
sin dios sin espejismos y sin prisa
perro viejo / filósofo / ingeniero

fiel a tu gente / a Amparo / ya ti mismo
a pesar de tus ráfagas de triste
te encaraste jovial con el abismo

hombre en medio del mundo y hombre a solas
junto al mar fuiste humilde y escribiste
simplemente / las olas son las olas.

Mario Benedetti, escritor, poeta y dramaturgo uruguayo. 1920-2009