Declaración

foto mujer Zack Arias
Fotografía realizada por Zack Arias

Juro vivir mi vida
sin treguas
armada hasta la muerte
sin aflicciones ni miserias
con mis culpas y derrotas bien lavaditas
y aireadas vivir
sin torturadores o con ellos
pero sin pie para la traición
sin santos ni sobornos
sin traidores o con ellos
pero sin pie para la traición
vivir amor
aunque me rompa el alma
pasajera de desastres
ventrilocua de lo indecible
contrabandista de valijas rotas
de amores y contramores
aunque me toque la muerte
aunque me claven las uñas
vivir con lentitud o con demencia
con la luz o sus negruras
ahora y después
hasta ganar la batalla.

Soledad Álvarez, nació en Santo Domingo, el 12 de noviembre de 1950. Estudió Filología, con especialidad en Literatura Hispanoamericana, en La Habana, Cuba. Trabajó junto a Manuel Rueda en el suplemento cultural «Isla Abierta», del periódico Hoy. Es autora de De tierra morena vengo (1986) y Vuelo posible (1994) uno de los libros de poesía más originales publicados en la República Dominicana durante los útimos treinta años. También ha publicado La magna patria de Pedro Henríquez Ureña (1980), Ponencias del Congreso Crítico de Literatura Dominicana (1994) y Complicidades (1998)

Anuncios

Casi el verano

 

yun-niang-fresh-in-mind-2123308_960_720

Yo no digo que el sol, inaprehensible sueño de mi piel
entabla una demanda amorosa contra el latido del día.
Digo solamente que mi amor es un gajo desnudo
que se cubre con hojas de ruibarbo y jazmines embotellados.
Mi amor está desnudo y ha empezado a tatuar
corazones en el viento,
iconoclastas corazones dispensadores de azules albas.

Nunca la música ha cabalgado en potros más esbeltos.
Los antiguos pavorreales del verano han empezado
a mirarse desplegando sus arpas de colores.

A la luz del verano salta, canta, corazón.
El aire quiere dormirse junto a tu boca.
Tu corazón es una maquinaria secreta que me traga.
La lluvia nos conduce de la mano hasta el pan tierno de su
abrazo.
A sus puertas estamos. Sobrecogidos y aromados.

La mañana no quiere parecerse a ninguna.
En el viento cercano una palabra tiembla.
La niña ciega alcanza el sueño de la abeja.
En tanto que nosotros transcurrimos.

Thelma Nava (Ciudad de México, 25 de noviembre de 1932-Ibidem, 18 de agosto de 2019), poeta, escritora y periodista. Formó parte de los talleres literarios de Juan José Arreola y Tomás Segovia en la “Casa del Lago”, y de los del Centro Mexicano de Escritores e Instituto Francés de la América Latina. Estuvo cerca de los editores y colaboradores de la revista Metáfora y publicó su primera plaqueta de poesía Aquí te guardo yo (1957) en los Cuadernos del Cocodrilo que animaban, entre otros, Efraín Huerta, con quien se casó y a quien acompañó hasta su muerte. Fue cofundadora de la revista El Rehilete, jefa de redacción y después directora de Pájaro Cascabel, miembro del consejo de redacción de Manatí y de la dirección colectiva de La brújula en el bolsillo. Durante algún tiempo ejerció el periodismo cultural en El Día y por esos años, en 1962, se hizo acreedora al “Premio de Poesía Ramón López Velarde” convocado por el periódico Ovaciones.

En los días de lluvia

water-2630618_960_720

Más o menos extraña
la vida fue pasando tibiamente
por tu cuerpo y el mío.

Oigo la lluvia fría amontonarse
sobre las uralitas
y la noche me atrapa
en el sudor eterno de su tranquilidad.
Tal vez
debiera despertarte, hacerte compartir
este presentimiento
de lejana belleza
con el que me confundo apenas un instante
para volver a ti
que te abandonas
a la hermosa presencia
de tu respiración.

Pasan lentos los coches.
Oigo también
tu corazón lejano
pasar de madrugada entre la lluvia
y me asusta la sombra
de tanta intimidad.

Es tarde.
Uno escribe su vida en un poema,
analiza el amor
y se acostumbra
a seguir como está, junto a tu cuerpo
que quizá me recuerde todavía
desnudo entre las sábanas,

o las noches de lluvia nos confirman
que la vida, posiblemente hermosa,
no siempre es un asunto disponible
y que a veces resulta incluso mucha,
temible como ahora,
mientras que tengo miedo de besarte al azar.

Lo sé. Hemos sido extranjeros
hablándonos por señas demasiado cercanas,
ansiosos en las calles
de una nueva ciudad,
esperando tal vez que nos fotografíen
delante de este amor y de sus cicatrices,
eso que confundimos con nuestros sentimientos
o acaso
-en noches de locura-
con una sensación de humedad en los ojos.

Pero en pocas palabras se resumen
casi todos los días,
sus sílabas contadas en mis versos
y la felicidad.
Tibiamente los años
nos descubren
que nada existe ya sin tu sudor y el mío,
que somos todavía demasiado solemnes
cuando nos sorprendemos
temblando de pasión,
llenos de instinto mal disimulado.

Por eso, mientras llueve,
agradezco tu cuerpo entre las sábanas
y esta pasión desierta
de acariciar tus muslos,
más o menos extraños
y hermosos como un sueño
que acaba de llegar.

Luis García Montero, Granada en 1958. Poeta y crítico literario español, ensayista, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Granada. Pertenece a la generación de los ochenta o postnovísimos dentro de la corriente denominada poesía de la experiencia. Director del Instituto Cervantes desde 2018.

Girasol

sunflower-3113318_960_720
imagen de pixabay

Ciego ante ti, mi bastón
guía de senderos
plasmo anhelos, tomo vuelo
de gavilán o de halcón.

Sobrepasando fronteras
de río, mar o montaña
tu cabaña, hoy, mañana
tiene en ti mi primavera.

El girasol marchitado
se inclina, te reverencia
impaciencia, mas consciencia
rubor por enamorado.

Semillas de esclavitud
grilletes de sentimiento
pensamiento, sufrimiento
por ver que sin ti no hay luz.

Francisco Jesús Frías Luján (Defrijan), poeta nacido en 1958 en Enguídanos, Cuenca

Retrato

INES Mª diaz
en la imagen la poeta

Nací inundada de verde,
diez años viviendo el campo
con los hermanos:
Trillo, pan, mulas, dulces,
eras…
La felicidad en el verde.

La juventud, el negro,
el luto del hermano muerto:
el primer dolor.
La injusticia de mi sexo
“hembra”
que sólo debe conocer lo justo
y necesario.

Luego vino el amor,
y los hijos,
y el deseo de los que no
vinieron,
y la obligación de ceder
a las voluntades ajenas.
Y el sacrificio por los hijos,
y el padecimiento por los padres.

Ahora me pregunto:
¿Cuántas mujeres pude ser
y no fui?
¿Quién hubiera sido yo
si no hubiera sido
mujer – para – los – demás?

El verde – campo, verde – esperanza
con el que nací,
no debe abandonarme
NUNCA.
Debo seguir inundada de
VERDE.

Poema galardonado con el primer premio
en el certamen de poesía organizado por
la Asociación Extraluna. Cuya entrega tuvo lugar
en el Centro de la Mujer de Huelva.

Inés Mª Díaz Rengel:  nací en San Juan del Puerto, el 15/05/1946. Viví mi infancia en el campo (La Alquería). Mi juventud en San Juan del Puerto y a los 17 años me vine definitivamente a Huelva.
Hoy vuelo como el Alicanto, libre. El revolotear de verbos, fue sacando de mí ese disfraz que oprimía mis sentimientos. Desnudé, en parte, mi alma, poniendo en cada verso savia de mis sensaciones; nudo de palabras que bailan según la sople el viento. ¡Pude abrir mis alas! La poesía me hizo libre. Escribo siempre desde mis sentimientos, de ahí que sea intimista.

Tengo numerosas antologías, algunas publicadas por nuestra Tertulia Literaria Nuevo Horizonte, de la que soy miembro activo. Pertenezco a la plataforma, “Poetas de Huelva por la Paz”. Primer premio de Poesía, (2001) nivel Huelva y provincia. Tema mujer. Promovido por la asociación de Mujeres Luna, de Gibraleón. 150 Relatos eróticos Románticos (2015), finalista. Publicado por la editorial Artgerust. Segundo puesto en un concurso de Haikus, entre poetas de habla hispana. Colaboración en la revista de San Juan Bautista del Puerto (Huelva) desde el año 2002 hasta la fecha.

Inés  Mª Díaz Rengel a 12 de agosto de 2019

Por volverlo a escuchar

Vadim Stein
Fotografía hecha por Vadim Stein

Urgente la presencia te reclamo,
eje te quiero de mi todavía,
la espuma de tu orilla por la mía
ascendiendo sedienta tramo a tramo.

Prolongado oleaje del te amo
que de mi playa aleje la agonía.
Por volverlo a escuchar deshojaría
hasta el último sueño de mi ramo.

Vuelve y vuelve otra vez, vuelve a cantarme,
repíteme el compás a cada hora,
quédate detenido en mi presente.

Hoy sé que una campana va a sonarme
anunciando la vuelta de otra aurora
la razón de esta lucha por mi frente.

Poema de Concha Lagos, Córdoba (1909-2007), editora, escritora y miembro de la Real Academia de Córdoba. Está considerada escritora total, por haber publicado tanto poesía como narrativa, teatro y ensayo.

Otra vez a soñar desde el oscuro

Lois greenfield
Fotografía hecha por la fotógrafa Lois Greenfield

Otra vez a soñar desde el oscuro
imposible por qué, mano tendida,
intentando apresar amor y vida,
fijarle a lo inseguro lo seguro.

Otras veces cabalgando hacia tu muro,
soledad que me tiras de la brida,
seguidora incansable de mi huida,
vencedora en la lucha en que perduro.

Otra vez a mirar arena y cielo
en tu playa sin fin siempre desnuda,
bebiéndome el silencio que te nombra.

Otra vez como ayer perdido el vuelo
por el salto hacia atrás de miedo y duda,
seguida y seguidora de tu sombra.

Poema de Concha Lagos, Córdoba (1909-2007), editora, escritora y miembro de la Real Academia de Córdoba. Está considerada escritora total, por haber publicado tanto poesía como narrativa, teatro y ensayo.

A lo mejor eres tú mismo el tren que pita…

blanca Varelaaa
Blanca Varela

A lo mejor eres tú mismo el tren que pita y se mete bajo
tierra rumbo al infierno o la estrella de chatarra que te
lleva frente a otro muro lleno de espejos y de gestos,
endiablados gestos sin dueño y tú tras ellos, solo, feliz
propietario de una boca escarlata que muge.
Pega el oído a la tierra que insiste en levantarse y respirar.
Acaríciala como si fuera carne, piel humana capaz de
conmoverte, capaz de rechazarte.
Acepta la espera que no siempre hay lugar en el caos.
Acepta la puerta cerrada, el muro cada vez más alto, el
saltito, la imagen que te saca la lengua.
No te trepes sobre los hombros de los fantasmas que es
ridículo caerse de trasero with music in your soul.

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

Dama de blanco

blanca Varela1
Blanca Varela

el poema es mi cuerpo
esto la poesía
la carne fatigada
el sueño el sol
atravesando desiertos
los extremos del alma se tocan
y te recuerdo Dickinson
precioso suave fantasma
errando tiempo y distancia
en la boca del otro habitas
caes al aire eres el aire
que golpea con invisible sal
mi frente
los extremos del alma se tocan
se cierran se oye girar la tierra
ese ruido sin luz
arena ciega golpeándonos
así será ojos que fueron boca
que decía manos que se abren
y se cierran vacías
distante en tu ventana
ves al viento pasar
te ves pasar el rostro en llamas
póstuma estrella de verano
y caes hecha pájaro
hecha nieve en la fuente
en la tierra en el olvido
y vuelves con falso nombre de mujer
con tu ropa de invierno
con tu blanca ropa de
invierno
enlutado

Blanca Leonor Varela Gonzales, fue una poeta peruana, considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina (1926-2009)

Cuna dócil en el silencio

Lina Zeron
En la imagen la poeta

Por fortuna conozco mis fantasmas
y cada día con filosa espada asesino mis miedos.
Nada doblega mi espíritu:
ni dudas e incertidumbres me cortan la cabeza.
Plazos, metas ya no me presionan,
con roja capa los temporales salvo,
luciérnagas de infinito mi reloj se engullen.
No reconozco nubes negras pero sí arco iris,
y huracanes que terminan siendo gota de agua.
Imperfecta, ilógica, incierta mujer.
Árbol que dio frutos,
ave que cuidó nidos,
hembra que los días rehace,
lluvia que inunda pero no ahoga,
torbellino que marea pero no destruye.
Mujer agua,
Mujer tierra,
Mujer fuego.
Cuna que se moldea en el silencio.

Del libro: Las entrañas del viento, amarillo editores, México 2010

Lina Zeron, poeta mexicana (1959) cuya obra ha sido traducida al inglés, francés, alemán, italiano, portugués, serbio, esloveno, árabe y rumano