A la del amor más triste

Francesca Strino Tutt'Art@
Obra de Fancesca Strino

Tú, que amas un amor fantasma
y que das un nombre a la niebla,
a la ceniza de los sueños…
Tú, que te doblas sobre ti
misma como el sauce se dobla
sobre su sombra reflejada
en el agua… tú que te cierras
los brazos vacíos sobre el
pecho y murmuras la palabra
que no oye nadie, ven y enséñame
a horadar el silencio,
a encender, a quemar la soledad…

Dulce María Loynaz, poeta cubana (1902-1997), considerada una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. Mereció el premio Miguel de Cervantes en 1992

Anuncios

Los estanques

vladi volegov
Obra de Vladimir Volegov

Yo no quisiera ser más que un estanque
verdinegro, tranquilo y hondo:
uno de esos estanques
que en un rincón obscuro
de silencioso parque,
se duermen a la sombra tibia y buena
de los árboles.
¡Ver mis aguas azules en la aurora,
y luego ensangrentarse
en la mostruosa herida del ocaso…!
Y para siempre estarme
impasible, serena, recogida,
para ver en mis aguas reflejarse
el cielo, el sol, la luna, las estrellas,
la luz, la sombra, el vuelo de las aves…
¡Ah el encanto del agua inmóvil, fría!
Yo no quisiera ser más que un estanque.

Dulce María Loynaz, poeta cubana (1902-1997), considerada una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. Mereció el premio Miguel de Cervantes en 1992

Un poco

Jules Breton, el canto de la alondra
El canto de la alondra (1884). Jules Breton

No podemos cruzarnos de brazos.
No podemos.
No podemos siquiera esperar a mañana.
hay que buscar; hermanos, que buscar enseguida.
Buscar intensamente.
pues algo habrá quedado.
pues de todo queda un poco.
Algo de amor, un soplo de verdad,
un grano diminuto de esperanza,
algún rastro de Dios bajo las nubes.

No podemos seguir con las almas al aire.
Algo tiene que haber en algún sitio.
Pero hemos de buscar.
busquemos todos.
De día y por la noche
y en esa cuarta dimensión del sueño.

Pues algo habrá quedado que nos sirva.
Pues siempre queda un poco
de tierra firme cuando el agua crece.

Buscad conmigo, hermanos. Volveremos la espalda
a los lugares ya contaminados
que nos baten el rencor y nos remueven la cólera.
Pasaremos de largo
junto a las piedras sucias por el llanto y la sangre
bajo las cuales el odio
sobrevive y alienta como un alacrán ciego.

Nos alejaremos de los caminos
que tienen fresco el barro de la huida.
De las angostas calles estriadas
por el puñal de antiguos alaridos.
De las paredes de los fusilamientos
que guardan los impactos y el hollín de la pólvora.
No busquemos tampoco
en las antesalas de los ministros,
en las mesas de los planos de los estados Mayores
ni en las oficinas charoladas
de los hombres que hacen buenos negocios,
ni en la boca de aquellos que dicen
“Señor, Señor” dos mil veces al día
y persignan su frente
con dos frías culebras anidando en sus ojos.

Vayamos a buscar la luz inocente
de las horas primeras.
Vayamos a la sombra del arado,
a la sonrisa de los niños de pecho,
a los cuadernos sin ortografía de los colegiales,
a las alcobas sin balcón ni lumbre
donde los estudiantes ensanchan sus pupilas.
Vayamos a los pies de los Cristos informes
de las viejas ermitas con el suelo de tierra.
A la luz de la lámpara de las madres cansadas
que zurcen calcetines por la noche.
Observemos las huellas
de los que van erguidos
con un fardo cruel sobre sus hombros,
y el hueco de las manos
que siembran y construyen
manchándose y rompiéndose las uñas.

Vayamos. Empecemos ahora mismo.
Buscad conmigo, hermanos.
Porque de todo ha de quedar un poco.
Pues siempre queda un poco de belleza.

Ángela Figuera Aymerich, (1902-1984) poeta nacida en Bilbao, fue una de las principales figuras de los que se denominado Poesía desarraigada de la Primera Generación de Postguerra española.

A cielo abierto

Francine van Hove
obra de Francine Van Hove

“Me estás ofreciendo los domingos
Adentro de la parte bajera de tu falda
Con las dudas aún sin conjugar
A falta de todos los avisos
Me estás entregando tu herida a cielo abierto
Y tus ondas cabalgadas
Y tu himno teatral.

De largo pasó la puesta del sol en blanco
Y del amanecer al cierre del cielo
En el ciclo incompleto,
La herida está por entregar.

Me estás faltando los sábados
Y los viernes
Cuando el bostezo no es solo tuyo
Y alguien te abraza la boca
Y se calman los brotes de la falta
Y las costillas de la enfermedad

Me está entregando sus pulmones
A cielo abierto
Pero no su alma
Pero no su tiempo
Pero no su hogar

Me esta entregando
Su nada completa
Toda su forma de vivir
Me está entregando el vacío
La hoja en blanco
El esperar.

¿Y si
La nada fuera
Todo
Lo que tiene para ofrecer?

¿Y si
esa nada
Esa herida a cielo abierto
Fuera todo su ser?

¿Y si eso fuera lo único
Que me pudiera entregar?”

María Luz Solá Oteyza nace en Buenos Aires en 1996. Años después se traslada a España. Hija de actores, pasa la mayor parte de su infancia entre platós y camerinos. Se envuelve de ese mundo mágico que la rodea y crea sus propias historias desde pequeña. A los doce años debuta en televisión con un pequeño papel en la serie UCO y a los dieciséis decide que quiere estudiar cine para poder escribir guiones. Amante de los libros y las películas empieza a explorar sus cualidades redactando para diferentes medios de comunicación: Le Cool Madrid & Barcelona, METAL Magazine y La Crítica NYC a la edad de dieciocho años. Cansada de escribir sobre los demás decide escribir un poco sobre sí misma. Su poema Tengo hace pensar que no está muy lejos de iniciarse en la poesía cantada, pero, por ahora, sus versos vuelan acompañados de las ilustraciones de Laura Barrientos Lowey.

El olor de las acacias

Mónica Llopart Ministral
Obra de Mónica LLopart Ministral

El olor de las acacias
este regazado estío
desvela mi pensamiento
despertándolo al sentido.

Como si fuera una sombra
por este parque sonbrío
voy andando, solitario,
sus solitarios caminos.

Y el olor de las acacias
en el aire estremecido
es como un hilo que guía
mi alma en el laberinto.

José Bergamín Gutiérrez (Madrid, 30 de diciembre de 1895-Fuenterrabía, 28 de agosto de 1983) fue un escritor español que cultivó el drama, el ensayo y la poesía.

Nunca saben los sueños que son sueños

Dimitra Milan
Obra de Dimitra Milan

Nunca saben los sueños que son sueños
cuando pueblan de imágenes el alma
desviando el sentido de la vida
más allá, o más acá, de las palabras.

Cuando tejen con hilos invisibles
la tela fabulosa de su trama
como una red que apresa el pensamiento
bajo el turbio espejismo de su aguas.

José Bergamín Gutiérrez (Madrid, 30 de diciembre de 1895-Fuenterrabía, 28 de agosto de 1983) fue un escritor español que cultivó el drama, el ensayo y la poesía.

Cuanto más hondas son las lejanías

La_soledad_obra Guillermo de Rosa
“La soledad” obra de Guillermo de Rosa

Cuanto más hondas son las lejanías
del tiempo y la distancia
más en intimidad se nos encienden,
se nos hacen más claras.

El mar, la tierra, el cielo, que parece
que tanto nos separan,
con su espaciosa soledad nos cercan
como si nos juntaran.

Tu soledad, mi soledad, por serlo,
soldedades lejanas,
están más cerca cada vez, más juntas,
como si no tuviesen más que un alma.

José Bergamín Gutiérrez (Madrid, 30 de diciembre de 1895-Fuenterrabía, 28 de agosto de 1983) fue un escritor español que cultivó el drama, el ensayo y la poesía.

Presente

brooke-shaden
Obra de Brooke Shaden

Me desboco
En las arterias de tu música,
En sus ojos de neón.
Abrazo claros de luna.
Hago equilibrios
En las aristas de la madrugada,
Destruyo los límites,
Altero el orden de los días y las noches.

Para curarme
De la ceguera de tu boca,
Vierto licores envenenados
Que adhieran tus paredes
A las mías.
Enhebro en tu lengua
El hilo de mis deseos.
Me anudo en tus labios.
Danzo en tus vértices

Agotando las horas.

Del libro “De mares y espumas” Barcelona 2001

Goya Gutiérrez, nació en Cabolafuente, (Zaragoza 1954). Entre 1968 y 1999 vivió en Barcelona, en cuya Universidad se licenció en Filología Hispánica. Ha sido profesora de instituto de enseñanza secundaria en el área de Lengua Castellana y Literatura.

Actualmente reside en Castelldefels y forma parte del grupo de poesía Alga de esta ciudad. Desde el año 2003 es coeditora y directora de la revista literaria Alga, en versión bilingüe (castellano-catalán), que junto a la literatura alterna la publicación de otros lenguajes artísticos como la fotografía, el dibujo o la pintura.

Sus actividades culturales giran en torno a la literatura y más específicamente la poesía, asistiendo a lecturas de libros, tanto propios como ajenos, presentando a poetas, leyendo, y escribiendo tanto en el campo de la creación como en el del comentario textual y crítico.

Poemas suyos han sido traducidos al catalán, italiano, rumano e inglés. Ha sido invitada y ha participado en diversos Festivales de poesía nacionales e internacionales.

Como si a tanto amor, amor no hubiera…

Adriana Villagra
Obra de Adriana Villagra

Como si a tanto amor, amor no hubiera
dado su aire, su invisible vuelo.
Como si al corazón, su desconsuelo
de corazón, el corazón no diera.

como si de tan claro pareciera
el cielo luminoso menos cielo
y el suelo de tan verde menos suelo
y cielo y suelo el alma desuniera.

Como si, desuniéndolos, pudiera
el alma, de si misma separada
volverse de sí misma prisionera.

Como si, al fin, de amor desencantada,
el alma para el alma se volviera
ara del corazón, lumbre apagada.

José Bergamín Gutiérrez (Madrid, 30 de diciembre de 1895-Fuenterrabía, 28 de agosto de 1983) fue un escritor español que cultivó el drama, el ensayo y la poesía.

Absurdos

dorina costrasssss
Obra de Dorina Costras

 

<<Dadme un espeso corazón de barro…>>
Ángela Figuera

Paraisos perdidos cabalgando
armoniosos hacia el firmamento
centinela del alba y la muerte…

Mármoles de Carrara, terciopelos
transitados de wagnerianas notas,
arias baluarte de un severo suelo
que apenas crece vislumbrando el sol;

velo de otras tierras que descendiendo
hasta lo más hondo de las cloacas,
navegan otros ríos emergiendo
del azabache en pugna por hallar
el pan de oro entre escombros de aquel cielo…

Claroscuro de cumbres alpinas
elevándoos siempre hacia los luceros,
en súplica por hermanar serenas
la poesía que encarcela el viento
junto a lo prosaico de una mujer
hurgando abismos de un estercolero…

Testigos fieles de esa cruel belleza,
cínica máscara de un universo
poblado de ascensiones y regresos
entre los verdes páramos nevados,
teñidos por un lodo polvoriento…

Carmen Bereciartúa, poeta, profesora y actriz vizcaína nacida en Bilbao. Estudió historia y música en su ciudad natal, ampliando estudios en Italia.

Autora de Viajero del aire (1988), Sombra (1989), Arquitectura azul prefabricada (1990), Bocetos de una acrópolis sitiada (1991), Realidad oblicua (1998) y Líneas de fuerza y fuga (2001), entre otros poemarios.

Compagina la enseñanza con el teatro y la realización de recitales poéticos. Ha colaborado como actriz en producciones del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (Ministerio de Cultura), de Radio Clásica (Radio Nacional de España), del Festival Internacional de Alicante. En 1998, tras una larga trayectoria como recitadora, funda “Orphenica Lyra”, agrupación con la que realiza numerosos recitales poético-musicales en diferentes escenarios vascos. Es colaboradora de “Zurgai”, entre otras publicaciones.