Déjame

Errikarte
En la imagen Elsa Nguema, fotografía de Errikarte Agirre Etxeberría ©

Déjame que me deshaga en sinrazones.
Que sean nulas las esperas de llegadas mordientes.
Que no regrese de lo hallado
cubriéndome el semblante en la sombra de mi mano.
Déjame enfilarme en tu llanto.
Que mis versos se salen
sin lágrimas de dolientes partidas.
Déjame.
Si, déjame,
no escapar de la huída.
Haz nido donde el gris sea claro,
y la tormenta dormite en relámpago sin rayo.
Descansa en tu vuelo.
yo seré eco entre membranas,
tañendo el aire.

Poema (Déjame),del poemario
« Palabra duende sin final »

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

Anuncios

Sé su nombre

vladimir (101)
Obra de Vladimir Volegov

Me sé en aquel poema
que escribí respirándome
en su perfume.
Ahora mis sentidos lo buscan
en el pasillo donde las sombras
tienen forma de rosa.
Hay pétalos en las yemas del viento,
estrellas en los cabellos de la lluvia,
versos que resbalan
en los cristales de las ventanas,
son ligeros,
dulces como el flujo
de mi alma cuando te escribe.
Existe una rosa en el horizonte
que rezuma verdad, sé su nombre.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

Se me hace torpe el alma

Rockie Nolan
Fotografía de Rockie Nolan 

SE ME HACE TORPE EL ALMA

Se me hace extraña la nube
que embriagada de cielo,
ondea en la tarde derramando noche.
Se me queda rancio el silencio
instante en el que el gesto
no quiere ser arruga del tiempo.
Tengo una espiga atravesada
en el pecho, coágulo sediento de ti.
Se me hace torpe el verso,
cuando lo que anhelo es tenerte,
tenerme en el bolsillo de tu abrigo.
Hondo sentir, sentirte cerca.
Se me hace letargo la metáfora
cuando sólo contempla mi amor por ti.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

¿ Me quieres ?

Na-kïa
“Douce plume” fotografía de Na-Kïa 

Mientras se abre el camino
a un horizonte cercano,
que no se piensa, que no se desea,
se derrama un lienzo semiencendido.
Miles de perfiles difuminan el cielo titiritero,
blancos rosados chispoletean
sobre las mismas cabezas.
Cuatro gotas de lluvia mojan la impaciencia,
un halo de calma nos corona.
Yo escribo, asumo el riesgo de lo oscuro.
Mejor, borraré lo que mantengo.
Sin duda, más tarde, reniegaré
de lo que ahora me satisface.
¿ Por qué no lo dejo aquí ?
Ya la luz no me ciega,
no me conmueve el apego,
ni el loco aleteo atiende al cambio.
Rompe a llover, al mirarte de soslayo,
bosteza tu cariño.
¿ Me quieres ?

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

Los pájaros no dicen adiós

niño con corderito

Tirabuzones del tiempo
giran sobre sí mismos,
lobo hambriento de minutos
renacidos en cada segundo.
Lame la primavera,
atusa los cabellos de la flor.
Al ratito, el sol arde en las mejillas,
el azul embellece las miradas,
ya besa el mar la orilla de un amor.
Sopla la bruma en otoño,
flaco despeinado, viento,
pinceladas marrones sobre grises,
al verde le vence el musgo,
los pétalos de agua
hacen del jardín escarcha.
Helados los huesos,
el camino se me antoja cojo,
como la vida a las puertas del vacío.
Ah! los pájaros, en un parpadeo
volaron sin decir adiós.
A su regreso, seguiremos siendo tiempo.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona 1961

Timidez

chica-cogiendo-estrellas
The old astronomer de Charlie Bowater

No quiero, no quiero, no quiero
y es que no quiero abandonar la palabra,
me pregunto si ella ya me tentaba
en la memoria del parpadeo,
en el vacío de un pensamiento,
en el giro ocular del miedo,
o en aquel sudor de hojas muertas
ahora locas metáforas
bebedoras de gotas de rocío.
Si yo no fuese ese cascabel
que resuena oculto
en el latido de una sombra,
te contaría un secreto,
hay miles de estrellas atrapadas en mi pelo,
tal vez entre tus dedos,
se tornarían trocitos de cielo.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona, 1961

Recuerdo

lucy-zharikova
fotografía de Lucy Zharikova 

El regreso no atiende a encargos.
Mentira,
buscaba cerrar los ojos,
ser rastro del desierto
donde el viento sacude la huella,
siendo el recuerdo lluvia de púrpurina
en el clamor del angosto eco del olvido.
Mentira,
buscaba seguir existiendo,
pisando suelo que sin ser gris divino
me asista en ligero camino.
Mentira,
yo sólo quería no dudar de la duda,
aletear en la certeza de versos
escritos en el desorden de las palabras
imaginando que los segundos
estallan en mis manos, caen en el minuto,
como el sol en la sombra, sin arrastre.

 Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961 

Entredormida

diana-chyrzynska-dream
en la imagen “Dream” obra de la artista polaca Diana Chyrzynska

Las pestañas se apagan
encendido el latido
dormita la conciencia.
Nula la realidad,
somos cero en sueño.
Al despertar gira la ruleta
de nuevo el juego en pleno,
el comodín colgado de un hilo,
anuncia el no va más, duermo.
Transita el tiempo muerto
el recorrido es nulo no existo.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

Cancamurria

consue

Mientras un perro juega
mis párpados se van aplomando.
Sus pezuñas rascan la alfombra
llenando de recreo su dejadez.
La mía se cubre de cancamurria,
cuerpo desangrandose en sueños
adormilados en la almohada
donde la cabeza está presa en calma.
Máscara de hastío rubricado
en aliento de voces
que no alteran las venas.
Ahora el amor habla con la resignación
del que no tiene nada que perder
y mucho que ganar, la sonrisa
la mirada, la mano, la piel
de lo que viene siendo noche día
en la sombra del crujir
de los huesos del tiempo.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961

Desde la arena

PoemaConsu1

El aire se ahoga.
Un astro encendido
desencaja los huesos
derrite la carne blanda.
El cuerpo es esponja mojada.
Ese resbaladizo sudor sala
los labios que juegan
con amarillas pompas de jabón.
Mientras el pegajoso hocico
de un perro lame
las sombras del sol
yo enfrío el verso
le soplo hasta que vuela.
En mano un invisible abanico
baila con mi picante sonrisa
sabiéndose oasis en la arena.
Asoma el viento.

Consuelo Jimenez, poeta nacida en Barcelona en 1961