Tan dentro de tu yo

(A Juan Ramón Jiménez)

Tan dentro de tu yo,
tan dentro de ti mismo,
y lejos de tu centro,
buscando el infinito.
El sol que te veía,
tú no lo habías visto.
Tus ojos transitaban
por nimbos de oro limpio.
Tu yo vivía libre,
siguiendo su camino
que iba al más allá.
Anónimos estíos
apenas te rozaban
el corazón huido.
En la fuga, tu alma
encendía su brillo,
eclipsando a la estrella
que la había seguido.
Tu dentro iluminado,
era tu centro mismo.
Ni lejos ya, ni cerca:
señor de tu destino.
Tu corazón y el nuestro,
poeta, confundidos.

Concha Zardoya (Valparaíso, Chile, 14 de noviembre de 1914 – Madrid, España, 21 de abril de 2004) escritora chileno-española.

Oficio de tinieblas

En las fotos la poeta

A Félix

Este oficio, Dios mío, tan precario
de ir conjuntando la mirada y el verbo,
este oficio tan de tanteo, tan de sombras
que persiguen la luz como un ahogado,
este oficio de vísceras que ignoran
y sin embargo sienten,
esta revolución de trogloditas
en busca de la unidad tribal,
Dios mío, qué osadía tan irremediable,
qué desatino necesario
éste de transmitir la vida boca a boca,
de defender al árbol como a un hombre
y defender al hombre como a un planeta,
como a un astro del que depende
el equilibrio de la constelación,

Señor,
y defenderlo con onomatopeyas,
con sílabas, palabras.
Palabras nada más, ayes, quejidos.
Qué oficio, hermanos míos, qué tarea.
Qué oficio tan humilde y ambicioso,
qué meta inalcanzable,
qué hermoso oficio
para dejarse en él la vida entera.

De: «Los trescientos escalones» – «Resultados» – 1977.
Bartleby Editores 2012©
ISBN: 978-84-92799-52-7

*Este libro está dedicado a su padre que fue condenado a muerte por el régimen dictatorial franquista.

Francisca Aguirre Benito, también conocida como Paca Aguirre, (Alicante, 27 de octubre de 1930 – Madrid, 13 de abril de 2019), escritora española, nombrada Hija Predilecta de Alicante en 2012 y Premio Nacional de las Letras en 2018. Estuvo casada con el poeta Félix Grande y es madre de la también poeta Guadalupe Grande.

Desierto de alabastro

Desierto de alabastro,
blancas dunas,
anoche fueron sueño.
Era un viaje polar
inacabable…
Grandes bloques flotaban
como naves sin rumbo,
a la deriva, yertos.
Gaviotas, bobos—pájaros
los seguían gritando.
No sé si caminaba
por la nieve blanquísima.
Mas, sola, deslizándome,
llegaba yo a un centro:
era el eje del mundo,
misterio congelado

──❀•❀──

Concha Zardoya (Valparaíso, Chile, 14 de noviembre de 1914 – Madrid, España, 21 de abril de 2004) escritora chileno-española. Nació en la ciudad de Valparaíso (Chile) el 14 de noviembre de 1914, de padres españoles de Navarra y de Cantabria. Cuando cuenta con diecisiete años, la familia se traslada a España, primero en Zaragoza, luego en Barcelona y, finalmente, se instala en Madrid,​ donde ella inicia sus estudios de Filosofía y Letras, abandonándolos para estudiar un curso de Biblioteconomía en Valencia. Allí trabaja en Cultura Popular, institución en la que organiza una biblioteca y muchos actos culturales en hospitales, en fábricas y en la radio. Su único hermano muere en el frente defendiendo la República.

Por aquel entonces, comienza a escribir poemas que publica en la revista Hora de España y, ya en Madrid, da clases, realiza traducciones, elabora guiones de cine y ensayos y se dedica a la narrativa, saliendo a la luz sus primeros cuentos.

La poesía es el género que ocupa la mayor parte de su producción literaria. Se caracteriza por la amplitud de registros y la diversidad en los temas. El poemario Los ríos caudales es el homenaje personal que Concha rinde a los poetas de la Generación del 27. A muchos de ellos los conoció y admiró.

De luces entrevistas o de sombras

(A Gustavo Adolfo Bécquer)

Con tenue voz, poeta, clara, íntima,
apenas con sonidos, tus palabras
aprehenden sensibles timideces
del alma que se escucha pecho adentro.
Los secretos penetra del insomnio,
de la evasión fugaz, de lo inefable,
la indescifrable esencia del espíritu,
se llame Poesía o sólo abismo.
Y vagas en olvido, trasvolando
por etéreos espacios interiores
o más allá del mundo, siderales.
Tú llamas a la Muerte y a la Amada
que duermen o suspiran en un orbe
de luces entrevistas o de sombras.

♡◦♡◦♡

Concha Zardoya (Valparaíso, Chile, 14 de noviembre de 1914 – Madrid, España, 21 de abril de 2004) escritora chileno-española. De padres españoles de Navarra y de Cantabria. Cuando cuenta con diecisiete años, la familia se traslada a España, primero en Zaragoza, luego en Barcelona y, finalmente, se instala en Madrid,​ donde ella inicia sus estudios de Filosofía y Letras, abandonándolos para estudiar un curso de Biblioteconomía en Valencia. Allí trabaja en Cultura Popular, institución en la que organiza una biblioteca y muchos actos culturales en hospitales, en fábricas y en la radio. Su único hermano muere en el frente defendiendo la República.

Por aquel entonces, comienza a escribir poemas que publica en la revista Hora de España y, ya en Madrid, da clases, realiza traducciones, elabora guiones de cine y ensayos y se dedica a la narrativa, saliendo a la luz sus primeros cuentos.

La poesía es el género que ocupa la mayor parte de su producción literaria. Se caracteriza por la amplitud de registros y la diversidad en los temas. El poemario Los ríos caudales es el homenaje personal que Concha rinde a los poetas de la Generación del 27. A muchos de ellos los conoció y admiró.

El extraño

(Hay un extraño que visita mi hogar.
Viene a las mismas horas en que él solía venir.
Habla un parecido lenguaje, aunque con acento distinto.
No sé de dónde viene, cuánto tiempo piensa quedarse.
Me trata con afecto y a veces con ligero cansancio.
Le preocupan mis cosas —sabe mucho de mí—.
Pienso que debe ser amigo suyo,
pero sin duda es un amigo desleal:
presiento que lo odia.
A mí me asusta todo esto.
No sé cómo lo he de tratar,
cómo habré de decirle que no es ésta su casa.
No quisiera llegar a ofenderlo:
hay demasiado parecido en él con el otro, que amo.
Y cuando está callado hasta yo misma los confundo.
Estoy muy asustada:
tengo miedo a que se quede para siempre.
Porque si éste se queda
yo sé que nunca más volverá el otro.)

De: «Ítaca»
Premio «Leopoldo Panero», 1971.
Ed. I. Cultura Hispánica, Madrid, 1972.

Recogido en: Francisca Aguirre – Ensayo General – Poesía reunida, 1966-2017
Calambur Editorial, 2018©
ISBN: 978-84-8359-418-6

Francisca Aguirre Benito, también conocida como Paca Aguirre, (Alicante, 27 de octubre de 1930 – Madrid, 13 de abril de 2019), escritora española, nombrada Hija Predilecta de Alicante en 2012 y Premio Nacional de las Letras en 2018. Estuvo casada con el poeta Félix Grande y es madre de la también poeta Guadalupe Grande.

El soneto de tu voz

En la imagen la poeta

Blanda en mi entraña, como tibia lluvia,
beso aplastado corazón a vena;
tiembla en mis ojos, como sol en río
tañe en mis pulsos dolorida plata.

Pincel que te dibuja estremecida
rama en el agua azul de mis anhelos
pasa por mí, y se lleva mi dulzura
como un rayo de luz que fuese abeja.

Ave a quien le nací con viento y nido,
su ala sabe el curso de mi arroyo,
y en el ángulo agudo de su vuelo

-punta de corazón hiriendo en flecha-
una gota de sangre nueva siempre
recarmina las rosas del deseo.

1939

ஐ ஐ ஐ

María Josefina Plá; Fuerteventura, España, 1903 – Asunción, Paraguay, 1999. Escritora y artista paraguaya de origen español, considerada una de las principales representantes de la Generación del 40 y una de las precursoras del feminismo en el Paraguay. Su personalidad innovadora trajo la modernidad al arte y la literatura paraguayos del siglo XX y guió varias generaciones de escritores y artistas.

La noche

acuarela de Olga Peganova

«Duérmete» —dicen
los que no duermen.

Se abren las sombras:
sus brazos te mecen.

Las aves del sueño
en ellas se ciernen.

Tus ojos, despacio,
a un pozo descienden.

Los pájaros, hondos,
tu sueño protegen.

Dormida, te salvan
de voces que temes.

Dormida, la noche
te vela sin verte.

。・゚♡゚・。

Concha Zardoya (Valparaíso, Chile, 14 de noviembre de 1914 – Madrid, España, 21 de abril de 2004) escritora chileno-española. De padres españoles de Navarra y de Cantabria. Cuando cuenta con diecisiete años, la familia se traslada a España, primero en Zaragoza, luego en Barcelona y, finalmente, se instala en Madrid,​ donde ella inicia sus estudios de Filosofía y Letras, abandonándolos para estudiar un curso de Biblioteconomía en Valencia. Allí trabaja en Cultura Popular, institución en la que organiza una biblioteca y muchos actos culturales en hospitales, en fábricas y en la radio. Su único hermano muere en el frente defendiendo la República.

Por aquel entonces, comienza a escribir poemas que publica en la revista Hora de España y, ya en Madrid, da clases, realiza traducciones, elabora guiones de cine y ensayos y se dedica a la narrativa, saliendo a la luz sus primeros cuentos.

La poesía es el género que ocupa la mayor parte de su producción literaria. Se caracteriza por la amplitud de registros y la diversidad en los temas. El poemario Los ríos caudales es el homenaje personal que Concha rinde a los poetas de la Generación del 27. A muchos de ellos los conoció y admiró.

Se nace en la rabia

Se nace en la rabia del oscuro olvido
con un cuchillo de hierro traspasado,
la sangre inerme a la voz y el grito
que otros raptaron y dejaron suspenso
en un hueco del vacío; y en el murmullo
del halo interior se escucha sólo
el látido de un solo desolado,
cegado a la quimera de la nave
que, en las riberas, omitió el anuncio
de ignotos caminos soleados
donde el viento danza con las noches
de los besos sedientos que sembraron
y erosionan, monótonos, los sueños…
y la sal en los grandes estériles
marchita los congelados anhelos
en las rosas frías del recuerdo.
El cuchillo de hierro en la garganta
marca un tiempo que ha sido vedado
a los sones azules de la brisa
que se torna huracán en las desdichas,
se vertieron en polvo amarillento
filtrado en los huecos del hombre
que llora por el niño nunca hallado.
Y en un prado lejano y escondido
que ahuyenta los límites lejanos
se hallaron hojas secas de una rosa
en las manos que, en la piedra,
grabaron jeroglíficos que antaño
parecieron garabatos de una infancia
que soñaba con sus velas desplegadas.

∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈∆≈

Joaquín Verdú de Gregorio nace en Alicante. Licenciado en derecho por la Universidad de Barcelona. En la Universidad de Friburgo estudia periodismo y Filosofía y Letras, doctorándose en la segunda de estas carreras. Becario de investigación de la Fundación Juan March. Ha enseñado Literatura francesa y española en la Universidad de Alicante. Enseña lengua y literatura española en la Universidad de Ginebra como Maitre d enseignement et de recherche.
Conoce a María Zambrano, de quien deviene amigo y discípulo.
Viajes a Grecia, Italia, Estados Unidos y Cuba le han influenciado hondamente. Ha publicado artículos y estudios en diversas revistas y periódicos y asistido a congresos y encuentros en España y otros países.
Es autor de La luz y la oscuridad en el teatro de Buero Vallejo; Antonio Machado, Soledad infancia y sueño; Reflejos del sueño en la palabra, entre otras obras.

La vida y la muerte

Alba, hacías versos y dejabas
en tus labios la sonrisa.

La vida es bella; la muerte encrucijada;
a la vida, después de haber nacido
hay que cuidarla.
Leve y ligero soplo, blando,
divino sueño,
sutil desmayo.
Imaginar de la muerte, tregua,
quietud, calma, bendición;
la paz del alma y la razón.
¡Que nunca estamos mejor!

Vida y sentido, se apagan,
con poco más de cincuenta años;
cielo gris, rosas, flores, los rebaños
en el verde campo, que tus ojos vieron;
y amor dice la flor, el río,
el claro amanecer, el valle agreste;
la inocente vida en el recuerdo.

El árbol da sus frutos cada año,
el hombre recoge los frutos cada año;
y en invierno el árbol desnudo
en medio del campo; un carpintero
pasa pensando, una puerta, una ventana,
una cama.

۞ ۞ ۞

Juan Miguel Bombín, nació en Potugalete, Bizkaia (1916-2009) al estallar la Guerra Civil en 1936, se incorpora a filas. De monte en monte, de llano en llano , llega a Asturias junto con otros milicianos. Perdida la guerra, en el norte, y recuperándose de heridas que recibió en combate pone rumbo a Francia. Terminada la Guerra Civil se exilió a Argentina. De allí pasó a Uruguay en 1942, donde trabajó como periodista y formó parte de los ambientes literarios , publicando sus dos primeras novelas: Un hombre del siglo y El encuentro con mi amigo. De Uruguay se trasladará a Brasil, y allí dejará la literatura por el comercio. Esta última actividad, alternada con los viajes por el Alto Paraná y las reservas indígenas, le ocupará hasta que en 1987 regresa a España e inicia su actividad literaria.

Ya nada podréis

Ya nada podréis,
porque la fuerza no estaba en vosotros,
estaba en mi debilidad.
Nada conseguiréis
abandonándome,
porque el vacío no era vuestra ausencia
sino mi necesidad de compañía.
Cuando llaméis
tendréis mi corazón a mano, como siempre.
Ahora
el mundo se ha amueblado
con la delicadeza de lo mínimo,
con la tierna disposición de lo posible.
Y todo es una patria extensa y manual,
un alfabeto misterioso
con el que estoy nombrando, recreando,
reviviendo de nuevo el universo.

De: «Los trescientos escalones»
Bartleby Editores – 2012
ISBN: 978-84-92799-52-7
Recogido en: Ensayo General – Poesía reunida 1966-2017
Camlabur Editorial 2018©
ISBN: 978-84-8359-418-6

Francisca Aguirre Benito, también conocida como Paca Aguirre, (Alicante, 27 de octubre de 1930 – Madrid, 13 de abril de 2019), escritora española, nombrada Hija Predilecta de Alicante en 2012 y Premio Nacional de las Letras en 2018. Estuvo casada con el poeta Félix Grande y es madre de la también poeta Guadalupe Grande.