Ruidos

labiosPluma

No pude marcharme ilesa de la noche
los labios nunca son serenos
los agita el silencio
de cada beso uno regresa distinto
o no regresa
y uno se queda solo en las esquinas del mundo
porque estarlo no depende de la gente
de su ruido
depende del silencio que somos

Gabriela Rosas, poeta y narradora nacida en Caracas, Venezuela en 1976

Anuncios

Se acabaron los limones…

adiosmujer

Se acabaron los limones
no voy a rezar fantasmas
ya no hay osos
en las noches que te nombran
ni peso muerto en el hombre que jamás serás
el hombre con las flores
la media luna a las dos de la tarde
el anillo en la Gran Vía
el beso porque sí
porque el deseo del deseo
te supera
y porque puedes
no, tú no conoces nada real que se parezca a mi dulzura
no tienes un banjo
ni los ojos azules
no leíste jamás mi primer libro
leerme no quisiste
adentro en lo real
no me escuchabas
y no, no llames más
no vuelvas con tus manos
inútiles manosque no saben separar el cabello de mi rostro
llévate las sobras de quienes te abandonaron
no quiero más palabras

antes en mí
había un lugar para la ternura
un animal
que yacía tranquilo.

Gabriela Rosas, poeta y narradora nacida en Caracas, Venezuela en 1976

Baile

alumu muñoz flores
óleo sobre tela de Ana Luisa Muñoz Flores

¿Quieres que mienta?
que diga que puedo defenderme
salir victoriosa de tanta palabra tuya
de la torsión que significa habitar también tu cuerpo
o que tú habites el mío como si no tuviese fondo
claro que me apena
la falta de cintura
entre otras cosas
que no quiero que veas

curioso
me observas
como si toda la lluvia se contuviese
para caer allí sobre nosotros

dices:
tranquila amor
no pasa nada

y pasa la ternura de tu verbo
pasa que me recitas al oído sobre tu cama
sobre la nueva sábana de hilos recién comprada
chocamos un segundo nuestros dientes
para cumplir el requisito de equivocarnos
sin agotar nunca todas nuestras destrezas
la próxima palabra es el siguiente baile
afuera en el mundo
no hay mayores secretos que en nuestro interior

y pasas la mano por mi cabello
junto a la caricia que lo aparta de mis ojos
como si tal vez por un segundo
la poesía no doliera
pero duele
duele ser el poema
y como cierto dolor me es placentero
lo dejo
hasta que pase.

del poemario Quebrantos

Gabriela Rosas, 1976, poeta y narradora venezolana